Bruselas reclama 200.000 millones para reactivar la economía de los 27

  • El proyecto, que debe salvar el escollo alemán, equivale al 1,5% del PIB de la UE y saldrá en su mayor parte de los presupuestos nacionales · Las propuestas incluyen más inversión, más gasto social y recortar impuestos

El plan de rescate de 800.000 millones de dólares anunciado el martes por la Reserva Federal estadounidense ya tiene respuesta por parte de la Comisión Europea (CE), que presentó ayer su propia hoja de ruta para sacar a Europa de la actual crisis económica. Contará con una inyección de 200.000 millones de euros, lo que equivale al 1,5% del PIB de la UE, un montante con cargo tanto a los presupuestos nacionales (alrededor de 170.000 millones, equivalentes al 1,2 % del PIB) como a los de la UE y el Banco Europeo de Inversiones (alrededor de 30.000 millones, el 0,3 % del PIB). El presidente de la CE, Jose Manuel Durao Barroso, aseguró que el plan establece un estímulo fiscal "oportuno, específico y temporal". El Gobierno español, que hoy presenta su propio proyecto, ya ha dado la bienvenida a la iniciativa.

Este nuevo paquete se basa en dos elementos principales que se refuerzan mutuamente. En primer lugar, medidas a corto plazo para impulsar la demanda, salvar empleo y ayudar a restaurar la confianza. En segundo lugar, una inversión inteligente que se traduzca en mayor crecimiento y una prosperidad sostenible a largo plazo. Bruselas quiere medidas de aplicación inmediata para recuperar la confianza de los consumidores e inversores en la economía europea y está convencida de que todos los Estados miembros darán su apoyo al plan en la cumbre de líderes del 11 y 12 de diciembre.

No se trata de poner dinero nuevo sobre la mesa, sino de coordinar las iniciativas que ya están adoptando los gobiernos nacionales y de ayudar, en lo posible, con el Presupuesto comunitario. Pero tanto Durao como el responsable de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, incidieron en que no todos los países pueden hacer el mismo esfuerzo, dado que sus posiciones son diferentes. Por eso, dejaron claro que el aumento del gasto en una cantidad equivalente al 1,2% del PIB nacional es una media para los Veintisiete, pero "algunos tendrán que hacer más y otros menos".

También subrayaron que las iniciativas no tienen que ser las mismas en todos los países y ofrecen, por eso, un catálogo de propuestas que suponen bien aumento del gasto o bien recorte de impuestos. Entre las acciones con impacto presupuestario, plantean aumentar las prestaciones a los desempleados o a los hogares con ingresos más bajos, alargar el periodo de percepción del subsidio de paro e impulsar la inversión pública en infraestructuras y para reducir las emisiones contaminantes.

En cuanto a las medidas que conllevan caída de la recaudación, propone reducir las contribuciones sociales que pagan los empresarios y recortar la imposición sobre las rentas del trabajo. Apunta también a rebajas temporales del IVA (como la adoptada en el Reino Unido, de 2,5 puntos), con objeto de impulsar el consumo.

Para la CE, la mayor parte del paquete debe ser implementada en 2009 dejando algunas medidas para 2010. No obstante, será presentado al Consejo Europeo del 11 y 12 de diciembre. El gran escollo es Alemania, que ya ha dejado claro su desacuerdo en cualquier plan que implique poner más dinero, aunque Barroso confía en que el acuerdo será firmado. También se conoció ayer que la próxima cumbre del G20, la que debe profundizar en las reformas, se celebrará el 2 de abril en Londres.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios