Bruselas prepara sanciones a España y Portugal por incumplir el déficit

  • Un informe jurídico de la CE, recogido por 'Der Spiegel', dice que sólo se podría renunciar a la multa ante una "crisis económica inesperada"

La Comisión Europea (UE) prepara sanciones para España y Portugal por incumplir sus compromisos de reducción del déficit y adoptará una decisión al respecto en julio, avanzó ayer el semanario alemán Der Spiegel.

Sólo en caso de que un país se encuentre ante "una crisis económica inesperada" se podría renunciar a tales sanciones, añade el medio, que cita como fuente un informe del consejo jurídico de la Comisión Europea (CE).

"No hay posibilidad jurídica de cerrar los ojos", recoge Der Spiegel, que adjudica esta frase a un funcionario comunitario no identificado.

Una decisión para dictar eventuales sanciones debe ser adoptada por mayoría cualificada de los Estados miembros y compete a la CE hacer la recomendación al respecto, recuerda asimismo el semanario.

Der Spiegel apunta, por otro lado, a las críticas crecientes que se ha granjeado el presidente de la CE, Jean-Claude Juncker, por supuesta parcialidad en la aplicación de los mecanismos previstos, en beneficio, por ejemplo, de Francia.

"Si las reglas no son correctas hay que cambiarlas, en lugar de vulnerarlas continuamente", apunta a ese medio el líder de los Verdes en la Eurocámara, Philippe Lamberts.

"El presidente de la CE no puede dejar sin efecto los acuerdos vigentes", considera por su parte el ministro de Finanzas de Baviera, Markus Söder.

La CE decidió en mayo posponer hasta julio una decisión por el incumplimiento de los compromisos del déficit de España y Portugal.

El Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC) exige a los países mantener su déficit por debajo del 3% del PIB, de modo que, si lo superan, se les asignan unos objetivos anuales de reducción del desvío que deben ir cumpliendo, so pena de ser sancionados con una multa equivalente al 0,2% del Producto Interior Bruto (PIB).

El déficit público de España se situó en el 5,1% del PIB el año pasado, contando las ayudas concedidas a la banca, casi un punto por encima del objetivo del 4,2% que le exigía Bruselas para encarrilar su desvío por debajo del tope del 3% en 2016, aunque la CE ha propuesto dar un año más al país para que logre esto último.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios