Bush anuncia fin del veto presidencial a las prospecciones en alta mar

  • El presidente norteamericano dice que trata de aliviar los precios del crudo · El Congreso, que tiene la última palabra, hasta ahora era contrario por el temor a la contaminación

El presidente de EEUU, George W. Bush, anunció este lunes el fin del veto ejecutivo a las prospecciones petroleras en alta mar, una medida que busca luchar contra los altos precios del crudo pero cuyo alcance es sobre todo simbólico.

La exploración en la plataforma continental en aguas estadounidenses está también prohibida por el Congreso, de mayoría demócrata y que hasta el momento no ha mostrado ninguna disposición a levantar su veto respectivo.

En una declaración en la Rosaleda de la Casa Blanca, el presidente estadounidense afirmó que ha levantado la prohibición presidencial porque "dejar de actuar es inaceptable" ante la escalada de los precios del crudo.

"Ahora la pelota se encuentra claramente en el lado del Congreso", afirmó Bush, quien no admitió preguntas tras su intervención e insistió en que "ha llegado el momento de actuar".

"Lo único que se interpone entre el pueblo estadounidense y estos vastos recursos petroleros es una medida del Congreso estadounidense", destacó.

El presidente insistió en que las prospecciones petroleras en alta mar pueden abrir el camino para expandir la producción nacional de crudo.

La prohibición presidencial a las prospecciones petroleras en la plataforma continental en aguas profundas estadounidenses databa de 1990, cuando la impuso el entonces presidente George Bush, padre del actual.

La Casa Blanca considera que la explotación de la plataforma continental podría producir hasta 18.000 millones de barriles. Los preparativos podrían tardar años, según admite, pero también opina que simplemente empezar podría reducir la presión sobre los precios de modo gradual.

Bush también ha pedido al Congreso que permita la explotación de la reserva natural de Alaska, otra zona prohibida por razones medioambientales, y flexibilice el procedimiento para establecer más refinerías.

Hasta el momento, el Congreso se opone a levantar su prohibición de prospecciones en alta mar ante el temor de que puedan crear contaminación que perjudique a los ecosistemas y al turismo en los estados costeros.

Sin que el Capitolio levante su prohibición, el fin del veto presidencial representa una medida de alcance meramente simbólico.

Eso no ha evitado que la iniciativa de Bush haya sido acogida ya con duras críticas, tanto de legisladores como de grupos ecologistas.

El candidato demócrata a la presidencia de EEUU, Barack Obama, indicó en un comunicado distribuido por su portavoz Bill Burton que "si la exploración fuera a aportar un alivio a corto plazo en los precios de las gasolinas o una estrategia a largo plazo para la independencia energética, merecería considerarse fuesen cuales fuesen los riesgos".

"Sin embargo, la mayoría de los expertos, incluido dentro de la propia Administración del presidente, admiten que no va a lograr ni una cosa ni otra. Simplemente prolongaría las fallidas políticas energéticas que hemos visto en Washington en los últimos treinta años", según la campaña de Obama.

El senador por Illinois es partidario de conceder a los votantes nuevas devoluciones de impuestos para hacer frente a los costes de la energía, al tiempo que se fomentan el desarrollo de vehículos más eficientes en su consumo y la producción de combustibles alternativos.

El presidente de la organización ecologista Friends of the Earth, Brent Blackwelder, consideró el anuncio una "treta que no va a hacer nada para rebajar el coste de la gasolina. Ha llegado el momento de dejar de jugar a la política y empezar a encontrar soluciones".

En las últimas semanas, el presidente estadounidense ha multiplicado sus llamamientos en favor de prospecciones en zonas hasta ahora vetadas, ante la escalada de los precios de la energía.

El candidato republicano a la presidencia, John McCain, ha presentado también una propuesta en favor de permitir la exploración de la plataforma continental.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios