CCOO y UGT alertan de que se está incubando un grave "conflicto social"

  • Los sindicatos advierten que la desigualdad puede llevar a un estallido de la tensión

Comentarios 12

La paz social en España está en la cuerda floja. Los sindicatos CCOO y UGT advirtieron ayer que la recuperación de la economía no está permeando en todas las capas de la sociedad y que está situación de desigualdad podría desembocar en un estallido de la tensión. "Se está incubando un conflicto social de proporciones", advirtió el secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, que reclamó al próximo Gobierno que alinee la economía con las necesidades de la gente, derogue la reforma laboral, suba el salario mínimo interprofesional y haga una reforma fiscal en profundidad.

Su homólogo en UGT, Josep María Álvarez, incidió en que los "paganos de la crisis: trabajadores, clases populares y medias", deben recuperar los derechos perdidos a través del "reparto de los beneficios vía salarios, y de la riqueza vía impuestos".

Ambos apuntaron que la devaluación de los sueldos "ha ido demasiado lejos" (están 40 puntos por debajo de la media de los países de la Eurozona) y pidieron una subida inmediata a los empresarios. "Si no lo hacen por solidaridad con los empleados, que lo hagan por su propio interés", señalaron, ya que el 60% del consumo depende de la renta de las familias y contribuirá a reactivar la actividad económica. En esta línea, indicaron que la patronal CEOE ha mostrado su disposición a revisarlos "pero debe concretarse en algún acuerdo", insistió Álvarez.

No se olvidaron del salario mínimo interprofesional (SMI), hoy en 648 euros mensuales. "Con esta cifra no puede vivir nadie", dijo Toxo, que reclamó a los partidos políticos llevarlo hasta los 800 euros en 2017. No se conforman con el alza anual del 0,5%, sino que piden iniciar una senda por la que, dentro de unos años, equivalga al 60% de los salarios medios negociados, lo que daría como resultado unos 950 euros al mes.

Con estas subidas, los sindicatos subrayan que se elevaría la recaudación por cotizaciones y que ello contribuiría a dar un impulso al sistema de pensiones. "Necesitamos de manera urgente 12.000 millones de euros en la Seguridad Social para que la hucha de las pensiones no se agote en 2018", avisaron. Unos fondos que deben venir de una reforma fiscal que "redistribuya la riqueza". Por eso, pidieron luchar contra el fraude fiscal, una mayor contribución de las rentas del capital, un alza del Impuesto de Sociedades, y una rebaja del IVA a los productos de primera necesidad.

En los Cursos de Verano organizados por la APIE, la UIMP y BBVA en Santander, Toxo y Álvarez señalaron la necesidad de "no cometer el disparate de ir a unas terceras elecciones en España" e instaron al Gobierno que salga de las urnas el próximo 26-J que derogue una reforma laboral "que sólo ha traído más paro, más precariedad y más brecha laboral para mujeres y jóvenes".

Con respecto a la situación de las organizaciones sindicales, ambos dirigentes avanzaron que la afiliación está volviendo a crecer desde hace medio año y después de las bajas que tuvieron durante la fase más crítica de la crisis. "Esto demuestra que lo que estaba tras la caída de afiliados era la pérdida de puestos de trabajo", no por un agotamiento del modelo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios