La CE prevé que la recesión en España dispare el paro al 15,5% y el déficit al 3,2% en 2010

  • Según la Comisión Europea, la economía española entrará en recesión en la segunda mitad de 2008 y durará hasta 2010, cuando se sentirán sus peores efectos

Comentarios 2

La Comisión Europea prevé que la economía española entre en recesión durante la segunda mitad del año y crezca sólo un 1,3% en el conjunto de 2008 --una décima menos de lo que había pronosticado en septiembre--. En 2009, la economía española se contraerá un 0,2% como consecuencia del impacto de la crisis financiera, la disminución del consumo privado y el ajuste en el sector de la construcción, según Bruselas.

La recuperación se iniciará en 2010 con un crecimiento del 0,5%, aunque será en ese año en el que se sientan los peores efectos de la crisis. El paro aumentará hasta el 15,5% de la población activa y el déficit público se disparará hasta el 3,2% del producto interior bruto (PIB), por encima del límite que marca el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (PEC).

La inflación tocará techo en 2008 situándose en el 4,2% y luego disminuirá hasta el 2,1% en 2009, reflejando la caída de los precios del petróleo desde el pasado verano. No obstante, volverá a subir hasta el 2,8% en 2010. Por su parte, el déficit por cuenta corriente se moderará ligeramente desde el 10,1% de 2007 hasta el 8,2% en 2010.

El Ejecutivo avisó de que predominan los riesgos a la baja para estas previsiones, ya que el ajuste de la construcción podría ser mayor del previsto y las restricciones de crédito podrían agravarse, lo que reduciría todavía más el consumo privado y la inversión. En todo caso, las previsiones de Bruselas son ya mucho más negativas que las del Gobierno, que prevé un crecimiento del 1,6% para este año y del 1% para 2009.

España será uno de los países de la eurozona que sufra con mayor virulencia la crisis financiera y su impacto sobre la economía real. Sólo Irlanda, que también está viviendo un fuerte ajuste inmobiliario, se encuentra en una situación peor, con una contracción del 1,6% este año y del 0,9% en 2009. Sin embargo, su recuperación será mucho más rápida que la de España, ya que crecerá un 2,4% en 2010.

Fuera de la eurozona, la economía de Reino Unido se contraerá un 1% el año que viene y crecerá sólo un 0,4% en 2010. Por su parte, Francia, Alemania e Italia se estancarán el año que viene y crecerán un 0,8%, un 1% y un 0,8%, respectivamente en 2010. En el conjunto de la UE, el crecimiento se reducirá del 1,4% en 2008 al 0,2% en 2009 y a partir de entonces se recuperará gradualmente hasta el 1,1%. En la zona euro, las perspectivas son incluso peores: 1,2% de crecimiento este año, 0,1% en 2009 y 0,9% en 2010.

Ajuste en la construcción

El informe de la Comisión señala que la demanda doméstica en España empezó a mostrar "algunos signos de fatiga" ya durante la primera mitad de 2007, pero que la situación empeoró sustancialmente en los meses posteriores por el ajuste en el sector e la construcción, la caída de la confianza de los consumidores, el aumento de los precios del petróleo y de los alimentos y la restricción del crédito por la crisis financiera.

Bruselas prevé que la inversión en construcción caerá alrededor del 9,5% este año y que la inversión en bienes de equipo se estancará. El resultado es que la demanda doméstica contribuirá en 0,75 puntos al crecimiento del PIB. Por su parte, las exportaciones aumentarán un 3,5%, mientras que las importaciones crecerán sólo un 1,25% (frente al 6,25% en 2007). Como resultado, las exportaciones netas contribuirán al crecimiento en 0,5 puntos porcentuales en 2008 (frente a una contribución negativa de 0,8 puntos en 2007).

En 2009, el consumo privado no logrará remontar debido a la situación negativa en el mercado de trabajo y a la evolución de la renta disponible, que se estancará. El acceso al crédito, que podría haber amortiguado los efectos negativos de la evolución de la renta sobre el consumo privado, "podría ser más difícil que en el pasado debido al alto nivel de endeudamiento de los hogares y a la incertidumbre en los mercados financieros".

La inversión en construcción el año que viene caerá un 18% y también se reducirá la inversión en bienes de equipo. En conjunto, la demanda doméstica contribuirá en -1,75 puntos porcentuales al crecimiento del PIB en 2009. Por su parte, las exportaciones crecerán un 2,25%, mientras que las importaciones se reducirán un 2,5%, lo que aumentará la contribución positiva de las exportaciones netas al crecimiento del PIB hasta 1,5 puntos porcentuales.

Para 2010, Bruselas prevé que el consumo privado "abandone el territorio negativo" y crezca 0,5 puntos gracias a las mejores perspectivas para la renta disponible, que podría beneficiarse de una "tímida recuperación" en la creación de empleo. El ajuste en la construcción empezará a desacelerarse, pero todavía alcanzará el 10% para el conjunto del año. En conjunto, la contribución de la demanda doméstica al crecimiento será cero, mientras que las exportaciones netas aportarán 0,5 puntos.

Destrucción del empleo

La Comisión prevé que durante los próximos tres años el crecimiento del empleo sea negativo como resultado del debilitamiento de la actividad. Así, se destruirán un 0,2% de los puestos de trabajo en 2008, un 2% en 2009 y un 0,9% en 2010. Si a ello se le suma el aumento de la población activa, fundamentalmente por la inmigración, la tasa de paro aumentará hasta el 10,8% en 2008, el 13,8% en 2009 y el 15,5% en 2010.

El diferencial de inflación con la eurozona se situará durante todo el periodo alrededor de un punto porcentual. La productividad aumentará a un ritmo de alrededor del 1,75% al año. Como resultado, los costes laborales unitarios aumentarán un 3,2% en 2008 y un 1% en 2010. "Como resultado, la competitividad de la economía española respecto al resto de la eurozona seguirá deteriorándose, en el contexto de un déficit por cuenta corriente elevado y persistente", señala Bruselas.

En 2008, el déficit público se situará en el 1,6%, frente al superávit del 2,2% de 2007, debido a la reducción de los ingresos, el impacto de la rebaja fiscal de 400 euros y el aumento del gasto para pagar las prestaciones por desempleo. Para 2009, el Gobierno prevé un déficit de casi el 2%, pero el Ejecutivo comunitario considera esta cifra demasiado optimista y lo sitúa en el 2,9%. En 2010, España superará por primera vez el límite del 3% de déficit público que marca el PEC y llegará al 3,2%.

La deuda pública aumentará hasta el 37,5% del PIB en 2008, el 41,1% en 2009 y el 44,4% en 2010.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios