La Caixa gana un 18% menos por la caída de los ingresos atípicos

  • El beneficio de la caja catalana, que se colocó el año pasado en 2.488 millones de euros, crece más de un 33% si no se tienen en cuenta los extraordinarios

Comentarios 0

Al igual que ocurriera con el BBVA, las cuentas de La Caixa correspondientes a 2007 estuvieron marcadas por la caída de los resultados extraordinarios. De hecho, esa caída propició que el beneficio neto atribuido de la caja catalana retrocediera un 17,8 por ciento, hasta los 2.488 millones de euros. Y es que las ganancias atípicas de la entidad sumaron el pasado ejercicio 477 millones -se deshizo de sus participaciones en Suez, Atlantia, y Caprabo, entre otras operaciones-, frente a los 1.520 millones logrados en 2006, gracias a actuaciones como la venta de Colonial.

Si en la comparación entre los dos años se prescindiera de los extraordinarios, el beneficio de La Caixa habría crecido un 33,5 por ciento, para situarse en 2.011 millones de euros. Pese a todo, y según explicó el presidente de la entidad, Isidre Fainé, el resultado fue "eficiente, rentable y solvente". Muestra de ello es que el negocio tradicional aumentó un 14,3 por ciento y se situó en 385.639 millones (los recursos de clientes avanzaron un 13,3 por ciento y la cartera de créditos, un 15,8). Gracias a la positiva evolución de esa magnitud, el margen de intermediación -recoge el comportamiento de la actividad típica bancaria- repuntó un 28,8 por ciento.

En cuanto al margen ordinario, la contribución de las participadas permitió que aumentara un 12,1 por ciento, un alza que para el margen de explotación fue del 11,3.

En sintonía con lo ocurrido en el resto del sector, la tasa de morosidad de La Caixa empeoró durante 2007, al pasar del 0,33 al 0,55 por ciento. No obstante, continúa estando por debajo de la media del sistema financiero español (0,91). Precisamente, el director general de la caja, Juan María Nin, reconoció ayer que esa tasa volverá a subir en 2008, por lo que serán "más selectivos" al conceder préstamos.

Según Nin, las incertidumbres existentes en torno a 2008 no se traducirán en una modificación del plan estratégico 2007-2010. "Es cierto que las condiciones han cambiado, con un entorno más complejo y más incierto, pero tenemos una sólida base de partida", señaló. De hecho, la caja dispone de una liquidez de 25.146 millones de euros, unas provisiones contra insolvencias de 2.509 millones y unas dotaciones por deterioro de activos de 582 millones. A todo ello La Caixa ha sumado una dotación extraordinaria de 100 millones para riesgos de negocio "por prudencia".

Respecto a la estrategia de crecimiento para este año, Nin advirtió que "no van a ceder ni un milímetro en banca minorista" -tienen una cuota de mercado del 10 por ciento en España-. Para conseguirlo, la entidad se apoyará en sus 5.480 oficinas (en 2007 se abrieron 294), una red que en 2010 alcanzará las 6.000. También contará con una sucursal en Marruecos, integrará el negocio de banca privada de Morgan Stanley (la compra se cerrará en marzo) y aprovechará las oportunidades que le brinde su participación del 8,9 por ciento en Bank of East Asia.

más noticias de ECONOMÍA Ir a la sección Economía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios