Caixabank, Santander y Telefónica liquidan su filial digital Yaap

  • Cada empresa se centrará en un desarrollo individual tras perder 8,2 millones en 2014

Apenas tres años ha durado la aventura de Yaap. Caixabank, Santander y Telefónica han decidido liquidar esta filial conjunta, creada para el desarrollo de nuevos negocios digitales, al considerar que se estaba desviando de sus objetivos originales, y cada empresa prefiere centrarse en el desarrollo de sus propios planes de negocio en dispostivos móviles.

Los dos bancos y la empresa de telecomunicaciones han decidido no vender la compañía y optar por la liquidación, por lo que Yaap dejará de prestar servicios de forma inmediata, según avanzó Expansión.

Los pobres resultados económicos sustentan la opción de descartar la enajeción. Para crear esta alianza, la primera entre banca y operadoras de telecomunicaciones a nivel europeo, los tres socios aportaron en conjunto 27 millones de euros, repartido a partes iguales y en varios tramos, así como otros seis millones de euros en líneas de crédito.

En el último ejercicio del que se disponen datos, 2014, Yaap obtuvo unos ingresos de 2,444 euros y registró unas pérdidas de 8,02 millones de euros.

Fuentes del Santander concretaron a Europa Press que Yaap deja de operar por una decisión estratégica tomada por los socios y han emplazado a los usuarios a solicitar ayuda personalizada en el servicio al cliente de Yaap para aclarar cualquier duda.

Esta decisión se debe a que cada compañía prefiere ahora centrarse en desarrollar sus propios planes, más aún cuando el sector financiero está inmerso en una transformación digital, según fuentes financieras. De hecho, destacan el "valioso" aprendizaje que ha aportado Yaap, que ha servido como una especie de laboratorio para explorar las posibilidades del marketing digital.

La actividad de Yaap en sus tres años de vida se centró en el lanzamiento, a mediados de 2014, de dos aplicaciones: Yaap shopping, un escaparate virtual para poner en contacto tiendas con cientos de miles de usuarios, y Yaap money, una aplicación que permite el envió de dinero entre usuarios.

Estos dos servicios estaban disponibles para cualquier persona, independientemente de la entidad financiera y de la compañía de telecomunicaciones que tenga contratada. Pero, pese a su gratuidad, no tuvieron el éxito deseado. Otras ofertas sectoriales triunfaron y desplazaron las soluciones de la empresa de servicios digitales participada por Santander, Caixabank y Telefónica, que apenas logró una implantación muy local en Madrid y en el sector textil, insuficiente para los socios como para seguir invirtiendo en el negocio. Máxime cuando los tres socios tienen en desarrollo sus propias aplicaciones para prestar servicios en el móvil. De hecho, buena parte de las posibilidades que ofrecía Yaap Money competían con las de ImaginBank, la banca exclusivamente para móvil de Caixabank.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios