Cajamar y Ruralcaja culminan su fusión tras diez meses de trámites

  • Ambas entidades, que por ahora mantendrán sus marcas comerciales, suman un negocio gestionado de 70.426 millones · La sede social estará en Almería

La almeriense Cajamar y la valenciana Ruralcaja, la primera y la segunda caja rural española, concluyeron ayer su fusión para la constitución de una entidad, Cajas Rurales Unidas, que suma un negocio gestionado de 70.426 millones de euros, con datos a 30 de junio. Ambas entidades, que por ahora mantendrán sus respectivas marcas comerciales, cerraron la operación, que fue aprobada por sus socios el pasado 17 de enero, con la firma de la escritura ante notario en un acto celebrado ayer en Valencia, según informó Cajamar.

La nueva entidad, que tendrá su sede social en Almería y una subsede operativa e institucional en Valencia, comenzará su andadura a todos los efectos a mediados de noviembre tras la inscripción de la escritura de fusión en los registros correspondientes, y antes de final de año constituirá un nuevo grupo cooperativo, integrado por 23 entidades, fruto de la integración del Grupo Cooperativo Cajamar y CRM, éste último liderado por Ruralcaja.

El presidente de Cajamar Caja Rural, Antonio Pérez Lao, destacó que la fusión de ambas entidades es "la iniciativa de mayor calado" en el sector de las cajas rurales, al tratarse de las dos principales entidades del país. Esta fusión, resaltó, propiciará asimismo la unión de los dos grupos financieros cooperativos "de mayor tamaño y volumen". Pérez Lao afirmó que la operación contribuirá a fortalecer el sector cooperativo de crédito en España con "entidades más eficientes y competitivas, que contribuirán a garantizar el futuro" de un modelo "basado en la proximidad, la calidad del servicio y el apoyo a los sectores productivos locales".

El presidente de Ruralcaja, Eduardo Ferrer, insistió en la "gran relevancia" de la operación, puesto que supone la creación de una entidad que será "capaz de hacer frente a las cambiantes exigencias y condicionantes regulatorias para el sector financiero y cumplirlas con eficacia".

Ruralcaja, constituida en 1946 como Cooperativa de Crédito Caja Rural Provincial de Valencia, aporta a la nueva entidad 433 oficinas; 1.861 empleados; 222.000 socios y 830.000 clientes, así como un volumen de negocio gestionado de 14.655 millones de euros y activos por importe de 9.185 millones, según datos a 30 de junio. Se trata de la tercera caja rural valenciana, después de Caja Campo y de Caja Rural Castellón, que se fusiona con Cajamar Caja Rural.

Por su parte, Cajamar Caja Rural contaba a 30 de junio con 55.771 millones de euros de negocio gestionado y 32.999 millones en activos, así como 964 oficinas, 4.521 empleados, más de 837.000 socios y 2,5 millones de clientes.

Cajamar es la primera cooperativa de crédito española, con un coeficiente de solvencia del 14,41% y un ratio de capital principal del 14,10%, "muy por encima de lo exigido en el real decreto de medidas de reforzamiento del sistema financiero español", destacaron desde la entidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios