Cajamar eleva el beneficio un 12,2% en 2007, hasta los 120 millones de euros

  • La entidad almeriense alcanza las 915 oficinas y mejora la ratio de eficiencia pese a la integración de Rural del Duero

Cajamar, la primera cooperativa de crédito de España, cerró 2007 con un incremento del resultado neto del 12,2 por ciento, hasta los 120,6 millones de euros, y una red que alcanza las 915 sucursales tras la integración de Caja Rural del Duero (121 oficinas), sellada el pasado 19 de diciembre.

La rural almeriense hizo públicos ayer el balance del pasado ejercicio, un periodo que definió como "un buen año" tras obtener un aumento del margen de explotación del 28 por ciento (hasta los 270,87 millones), de un 23,5 por ciento del balance, hasta aproximarse a los 24.000 millones, y una sorprendente mejora del ratio de eficiencia -euros gastados por cada cien ingresados, mejor cuanto más baja- de 4,1 puntos porcentuales, hasta el 49,8 por ciento. Este parámetro disminuye pese a que los procesos de fusión suelen penalizarlo, lo que muestra el esfuerzo acometido en la gestión.

Al cierre del primer ejercicio del Plan Estratégico 2007-2009, Cajamar aumentó un 26,2 por ciento el crédito a la clientela y un 18,3 los recursos gestionados de clientes, lo que permitió concluir 2007 con un volumen de negocio total (dentro y fuera de balance) de 45.700 millones de euros.

La entidad señaló que la "robustez" del crecimiento del negocio se debe, en detalle, al importante aumento de los recursos gestionados totales, que rondan los 22.400 millones, motivado en gran parte por el incremento de los depósitos de clientes -próximo al 20 por ciento- y, en especial, los depósitos a plazo.

En cambio, los recursos gestionados fuera de balance registraron un crecimiento más moderado -un 12,9 por ciento- por la pérdida de atractivo que tuvieron los fondos de inversión ante la continua escalada de los tipos de interés a corto plazo y la situación de las bolsas.

En este contexto, a pesar del alza que experimentó el crédito a la clientela -que superó los 22.000 millones de euros- la morosidad de la entidad apenas sufrió al mantenerse en el nivel del 1 por ciento, muy similar al de 2006.

En relación a la cuenta de resultados, la fortaleza del negocio financiero tradicional permitió que el margen de intermediación aumentara el 20,7 por ciento y el margen ordinario un 17,6, lo que, unido a la política de contención de gastos, propició un incremento del margen de explotación del 28 por ciento, superior a la media del sector.

Al cierre del ejercicio, la entidad contaba con 915 oficinas, 143 más que en 2006, y 4.029 empleados, 473 más, en 27 provincias de nueve comunidades y dos ciudades autónomas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios