Cataluña plantea un impuesto sobre los pisos vacíos de bancos y promotores

  • Aunque descartan la vía de la expropiación emprendida por Andalucía, el consejero de Territorio dice que no tiene sentido que se produzcan desahucios con tantas viviendas vacías.

Comentarios 2

Cataluña plantea crear un impuesto para gravar los pisos vacíos en manos de la banca, los promotores o las empresas con el fin de incentivar que los pongan en alquiler. El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Santi Vila, ha anunciado que esta medida, que no afectará a los particulares, formará parte de la ley de acompañamiento de los presupuestos de este año, si bien el presidente catalán, Artur Mas, ha matizado que este impuesto aún "se está estudiando".

El acuerdo de legislatura entre CiU y ERC ya recogía la posibilidad de "estudiar la aplicación de medidas impositivas o medidas de otra índole para incentivar la entrada en el mercado de alquiler de las viviendas desocupadas propiedad de sociedades mercantiles". Vila, que no ha cifrado cuánto espera recaudar su Gobierno por esta vía, ha opinado que la tasa busca "penalizar la desocupación injustificada" de inmuebles, y que sigue el modelo aplicado en Francia, donde el número de pisos vacíos se redujo un 40% entre 1999 y 2010, según el departamento de Territorio y Sostenibilidad.

Aunque Cataluña descarta la vía de la expropiación emprendida por Andalucía, el consejero ha comentado que no tiene sentido que en Cataluña se sucedan los desahucios mientras exista una gran bolsa de viviendas vacías en algunos municipios. Según el censo elaborado por la Generalitat en colaboración con el Colegio de Registradores de Cataluña, actualmente hay unos 80.000 pisos nuevos vacíos, unos 450.000 si se cuentan también los de segunda mano. La Generalitat tiene localizados unos 70 municipios donde existe una demanda acreditada de pisos y, en cambio, se acumulan las viviendas vacías; la idea del gobierno catalán es gravar allí los pisos desocupados de personas jurídicas, pero bonificarles luego esa cantidad si los ponen en alquiler.

Por su parte, fuentes del sector inmobiliario y financiero han expresado sus dudas sobre que esta tasa se acabe aplicando en Cataluña y están a la espera de conocer más detalles de las intenciones de la Generalitat. Desde el sector inmobiliario se subraya la dificultad de definir qué se considera un piso vacío y recuerdan que, cuando se construye una promoción de viviendas, puede pasar bastante tiempo hasta que se consigue vender; también surgen en este sentido dudas de carácter fiscal en caso de que un piso se pusiera en alquiler y acabara luego vendiéndose. Fuentes del sector financiero ponen en duda que la Generalitat tenga competencias para aplicar un gravamen de este tipo y recuerdan que el impuesto catalán sobre los depósitos bancarios, que el Tribunal Constitucional ha suspendido de momento, ha sido contrarrestado por una tasa estatal al respecto.

Desde Bruselas, el presidente catalán, Artur Mas, ha afirmado que, si bien no hay nada decidido aún, quiere que "pisos vacíos de carteras de los bancos o viviendas de promotoras que están terminadas pero nunca llegaron a ponerse a la venta (...) tengan más estímulos para salir al mercado de alquiler". ERC, el socio parlamentario de CiU, ha reivindicado la autoría de este impuesto y ha asegurado que velará por que sea suficientemente alta "como para provocar un efecto disuasorio". El PSC ve la medida "positiva pero insuficiente", mientras el PP catalán considera "absolutamente inconveniente" este impuesto, ante el que ICV se ha mostrado cauta, y, a pesar de criticar el "cinismo" del Gobierno, ha sugerido que podrían apoyar tal medida. El sindicato CCOO de Cataluña ha celebrado que se implementen medidas fiscales que desincentiven la existencia de pisos vacíos, aunque ha advertido que estas medidas han de ir acompañadas de iniciativas concretas que favorezcan el alquiler social.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios