Colonial y Gecina planean unirse para crear la segunda inmobiliaria de Europa

  • Los grupos presididos por Luis Portillo y Joaquín Rivero mantienen "conversaciones preliminares" a la espera de cerrar algunos flecos · Primero concluirán las operaciones corporativas que tienen en marcha

La inmobiliaria española Colonial y la francesa Gecina se han decidido a dar la campanada en el sector en Europa. Sus presidentes, Luis Portillo y Joaquín Rivero, negocian la fusión de ambas para dar a luz al segundo mayor grupo inmobiliario del continente, con activos valorados en casi 25.000 millones de euros, y sólo por detrás de British Land (con 25.300 millones) y por delante de Land Securities.

Colonial admitió ayer en una carta a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que ha mantenido "conversaciones preliminares" en esa dirección, "sin que se haya adoptado decisión o acuerdo alguno". El grupo inmobiliario presidido por el sevillano Luis Portillo y la compañía francesa, ex filial de Metrovacesa y presidida por Joaquín Rivero, aseguraron asimismo "no haber iniciado estudios o valoraciones formales en relación con la citada operación".

La integración de ambas sociedades daría lugar a uno de los primeros grupos inmobiliarios de Europa, dado que sumarían activos por casi 25.000 millones de euros. Este importe incluiría a Riofisa, que ultima su fusión con Colonial, y la participación del 15 por ciento que ésta tiene en FCC. También tiene en cuenta la segregación de activos por 1.931 millones que Gecina debe hacer a favor de los Sanahuja, primeros accionistas de Metrovacesa.

La operación configuraría un grupo hispano-francés que además contaría con presencia en países de Europa del Este a través de Riofisa. Su negocio sería básicamente patrimonialista, con una cartera de activos diversificados, que incluiría desde oficinas hasta residencias para estudiantes y centros médicos, pasando por hoteles, centros logísticos y viviendas.

No obstante, también sumaría una deuda de unos 13.377 millones de euros, importe equivalente al 53 por ciento del valor de la cartera de activos.

Fuentes de Colonial y Gecina aseguran que estudiarán "formalmente" su integración una vez que hayan concluido las operaciones que tienen pendientes. Rivero, junto con su socio Juan Bautista Soler, está centrado en finalizar la segregación entre Gecina y Metrovacesa, que este jueves se complicó con la decisión del supervisor del mercado francés (la Autorité des Marchés Financiers, la AMF) de no autorizar la oferta pública de adquisición (opa) que ha lanzado sobre sus propias acciones para ejecutar la escisión. Por su parte, el grupo controlado y presidido por Luis Portillo trabaja en cerrar la fusión de Riofisa, que se aprobará en la junta de accionistas extraordinaria del próximo martes.

Dentro de los movimientos que afectan al grupo español, ayer conocimos que Reyal Urbis vendió su participación del 5,37 por ciento en Colonial a la también inmobiliaria Nozar y a un grupo de inversores integrados en la sociedad Global Cartera de Valores, por un importe de 300,87 millones de euros.

La transacción se produce después de que la inmobiliaria, presidida por Rafael Santamaría, y el empresario José Ramón Carabante rompieran el acuerdo que tenían sobre la venta de la participación. La ruptura del acuerdo supone el pago por parte de Carabante a Reyal Urbis de una compensación de 14,57 millones de euros.

Carabante sale, así, del grupo controlado por Portillo, pero cierra una opción de compra sobre 14,33 millones de acciones de Reyal Urbis, representativas del 4,9 por ciento de su capital, a ejercer dentro de un año (entre el 1 y el 8 de diciembre de 2008) a un precio de 10 euros por acción.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios