Corbacho avisa de que no reabrirá el diálogo si es para "marear la perdiz"

  • Insta a la CEOE a replantearse sus propuestas y dice que la cúpula de la patronal representa a la "gran empresa"

El ministro de Trabajo, Celestino Corbacho, se reafirmó ayer y advirtió a la CEOE que no reabrirá el diálogo social si no ve posibilidades de acuerdo. El ministro, que se declara "testigo excepcional" de la "improductividad" de las negociaciones de los últimos seis meses, declaró que no le gustaría volver a estar otros seis "mareando la perdiz".

Subrayó que la organización empresarial haría bien en reflexionar y aparcar aquellas propuestas que hacen "materialmente imposible" un acuerdo con sindicatos y Gobierno. "Si la CEOE vuelve con la rebaja en cinco puntos de las cotizaciones, o con que las bajas por enfermedad común sean gestionadas por las mutuas o con el abaratamiento sin más del despido, si viene con esas propuestas, lo mejor que podemos hacer es no iniciar el diálogo social", recalcó Corbacho, a lo que añadió que a la mesa de negociación no se puede acudir con "programas de máximos" si realmente se tiene voluntad de acuerdo.

Por otra parte, al ser preguntado por si la CEOE representa realmente al empresariado español, Corbacho dijo que sí, y que no habría que restarle un ápice de representatividad. Sin embargo, cuestionó el que la cúpula de la organización personifique al mediano y pequeño empresario del país. "La cúpula de la CEOE representa a la gran empresa, que también es importante, pero hay que recordar que el 80% del tejido productivo en España son pymes", enfatizó. En este punto, declaró que aunque Cepyme es un interlocutor más del diálogo social, la CEOE "no le da el protagonismo que probablemente le correspondería".

Entre las reclamaciones de la patronal que menos gustaron al ministro se encuentra la del abaratamiento del despido. "Me gustaría saber si todos los que piden bajar la indemnización por despido a la gente que cobra 1.500 euros al mes tienen contratos blindados", afirmó. Precisamente, el presidente de la CEOE, Díaz Ferrán, manifestaba esta semana que su organización nunca pidió el despido libre ni su abaratamiento, sino que apostó por subirlos e impulsar los contratos indefinidos, y que los empresarios tienen un "enrome interés" en retomar el diálogo en septiembre "sin líneas rojas ni perímetros".

Independientemente de los "máximos" de unos y los "perímetros" de otros, Corbacho aclaró que si finalmente el diálogo social vuelve a reanudarse en septiembre, su formato seguiría siendo tripartito, es decir, que no excluiría a ningún interlocutor. "El diálogo social tiene tres patas, y si no tiene esa base, no sería diálogo social", comentó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios