Detinsa ultima su cierre de reestructuración de deuda de 600 millones

  • El nuevo plan de la inmobiliaria Detinsa se basa en la eliminación de actividades no estratégicas y desinversiones en la cartera de suelo

Comentarios 1

La inmobiliaria Detinsa ultima los detalles de la reestructuración de su deuda, de unos 600 millones de euros, tras obtener la respuesta positiva de las entidades bancarias ante el nuevo plan de negocio por su "realismo y prudencia" en la fase del ciclo actual, informó este lunes la compañía.

La compañía, controlada por su presidente, José Antonio Moreno Sáinz Pardo, presentó a su 'pool' bancario, formado por más de 30 entidades, su nuevo plan de negocio y un paquete de medidas a implementar para lograr, con las "máximas garantías", cumplir todas sus obligaciones de pago a las entidades y a la totalidad de sus acreedores.

Junto al plan de negocio, Detinsa ha presentado al grupo de bancos y cajas de ahorros una propuesta de refinanciación para todas y cada una de las entidades, con "soluciones estructuradas" y a la medida de cada una de dichas entidades financieras.

El nuevo plan de negocio se centra en la eliminación de actividades no estratégicas y en un plan de desinversiones de una cartera de suelo compuesta en un 90% por suelo finalista para vivienda libre y protegida.

Igualmente, contempla la aplicación de valores "muy conservadores" sobre tasaciones actuales realizadas por Tinsa y GTI, teniendo en cuenta los "exigentes" criterios impuestos recientemente por el Banco de España; la adaptación de sus estructuras de recursos a la dimensión y ritmo del ciclo económico actual, y, por último, los compromisos del accionariado y del equipo gestor.

Según Detinsa, el conjunto de entidades ha mostrado su intención de apoyar la refinanciación de su estructura de deuda, validando la propuesta global y afrontando en los próximos días el trabajo de detalle en el cierre del proceso formal.

Asimismo, la compañía consideró que se ha valorado de forma muy positiva la proactividad demostrada al presentar una solución de refinanciación, no sólo acorde a la realidad de la promotora, sino "transparente y rigurosamente preparada" para los procesos de decisión de cada entidad.

Detinsa reconoce haber pasado por una "situación delicada" en los últimos meses, de la que actualmente se está recuperando. Durante el pasado mes de febrero Detinsa no pudo cumplir con sus pagos de forma regular, pero la situación se recuperó en marzo, cuando atendió a los de dicho mes y el precedente.

Por ello, la inmobiliaria garantiza que actualmente no presenta riesgo alguno de concurso de acreedores (antigua suspensión de pagos).

Además, asegura que la compañía continúa con su actividad de forma normal, y que recientemente cerró una venta de activos realizada a Lazora dentro del plan de reestructuración puesto en marcha ante el cambio de ciclo.

Se trata de la venta de siete promociones de viviendas protegidas en alquiler ubicadas en la Comunidad de Madrid por un importe total de 71 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios