EADS confirma que trasladará parte de su producción a la zona dólar

  • El grupo aeroespacial europeo quiere contrarrestar la pérdida de competitividad frente a Boeing · El proceso afectará a todos los aviones, pero no a todas las piezas, y se llevará a cabo a partir de 2010

Las advertencias se van concretando. Si hace un par de semanas el presidente del consorcio aeroespacial europeo EADS, Louis Gallois, avisaba de que la fortaleza del euro con respecto al dólar suponía una seria amenaza para la supervivencia de la compañía, ayer dio un paso más en sus declaraciones y afinó en qué se traducirán las "medidas radicales" anunciadas para que el cambio de divisas no dinamite la competitividad del grupo.

Así, Gallois confirmó los rumores que han circulado en el sector a lo largo de las últimas semanas: la compañía trasladará parte de su producción -especialmente de su filial Airbus- a la zona dólar para combatir el repunte del euro y poder plantar cara a su máxima rival, Boeing, que sí produce y vende los aviones en billetes verdes -EADS fabrica en euros y los comercializa en dólares, con la consiguiente pérdida de competitividad-. De momento, lo que la firma prefiere no adelantar es qué países podrían ser destino de esa actividad.

"Creo desgraciadamente que debemos dejar de utilizar el condicional. Ya no es apropiado decir que sería necesario, sino que es necesario llevar a cabo la deslocalización", reconoció Gallois a una radio francesa. El proceso afectará "a todos los aviones, pero no a todas las piezas" de los aparatos. "Nos veremos obligados a fabricar fuera de Europa algunas piezas como puertas, partes del fuselaje y elementos de las alas", adelantó. El traslado de la fabricación no sólo perjudicará a las fábricas de la compañía, sino también a subcontratistas y proveedores, "puesto que en el coste directo de un avión, Airbus hace el 16 por ciento y aquéllos aportan el 84 por ciento restante", dijo.

Gallois indicó, sin embargo, que el impacto del proyecto en las plantas europeas "no será inmediato", ya que comenzará a ejecutarse en "la próxima década", esto es, que las decisiones empezarán a notarse a partir de 2010. De momento, es pronto para saber qué impacto tendrán en la industria y el empleo español y, especialmente, andaluz, donde EADS cuenta con fábricas en Puerto Real (Cádiz) y Sevilla.

Precisamente, estas plantas fueron objeto ayer de visita -junto con las de Illescas (Toledo) y Getafe (Madrid)- por parte de Tom Enders, presidente de Airbus. Aunque no ha trascendido el motivo de su presencia, los sindicatos sospechan que se está procediendo a una evaluación de qué partes podrían ser deslocalizadas. De ahí que reconozcan que la visita no ha despertado buenas sensaciones, ya que Enders rehusó reunirse con ellos. "No entendemos por qué sí se entrevistó con los sindicatos de Hamburgo (Alemania) la semana pasada, y ahora no quiere verse con nosotros; tememos que se estén tomando medidas que no nos gusten".

Por su parte, el ministro de Economía, Pedro Solbes, dijo que el anuncio de EADS es una "decisión de empresa" y que "nos interesa que la compañía vaya lo mejor posible". Aún así, recordó que España tiene una "pequeña participación" en el grupo (el 5,5 por ciento), por lo que el Gobierno deberá estudiar las implicaciones de esa decisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios