EADS frena la producción del A400M hasta que los motores estén listos

  • El grupo ralentizará el ritmo de fabricación para evitar la acumulación de piezas en la planta de Sevilla · Dice que es "prematuro" saber si tendrá impacto en la plantilla

Comentarios 6

El futuro del programa del avión militar de EADS, el A400M, es pura incertidumbre. A los problemas encontrados en los motores del aparato, el aplazamiento sine die del primer vuelo y la amenaza que supone que los países clientes reclamen indemnizaciones millonarias por el retraso en las entregas, se ha sumado un nuevo factor. La compañía frenará la producción de la aeronave, que se monta en Sevilla, hasta que se resuelvan los problemas localizados en el sistema de propulsión, es decir, en los motores y el software asociado a su funcionamiento, y se defina un nuevo calendario de actuación.

El motivo que arguye el consorcio aeronáutico europeo para "ralentizar" la producción del A400M es evitar que se acumulen piezas, sistemas y aviones ensamblados en la factoría de Sevilla a la espera de que lleguen los motores, fabricados por un consorcio externo en el que participa la española ITP. Esto no significa, sin embargo, que la firma paralice la fabricación, sino que en lugar de finalizar como hasta ahora un A400M cada dos meses, "se hará en más tiempo", señalaron fuentes de EADS sin precisar los plazos.

La decisión de frenar la producción afectará por igual a todas las plantas del grupo que fabriquen piezas para el avión militar, no sólo a la hispalense, que es donde se lleva a cabo el ensamblaje final. "Sevilla es sólo la punta del iceberg", dijeron las mismas fuentes. De momento, hay una aeronave completa, la que se presentó en sociedad el pasado 26 de junio, otra "casi terminada" y componentes de un tercer aparato en suelo hispalense. Asimismo, en otras plantas se están empezando a fabricar elementos del cuarto, el quinto e, incluso, el sexto avión. "No sirve de nada acumular piezas a la espera de los motores y mientras se clarifica el futuro del programa", sentenciaron.

El A400M, cuya primera entrega no se realizará hasta finales de 2010, con un año de retraso, le ha costado ya a EADS 1.400 millones de euros, a los que deberá sumar una provisión suplementaria por este nuevo "ajuste". "Aún es pronto para dar cifras del impacto económico", señalaron las fuentes. Como también es pronto para saber si la iniciativa afectará a los trabajadores. "Sería prematuro decir si habrá repercusión en la plantilla, no debemos tomar decisiones precipitadas", aseguraron desde el consorcio. En este sentido, los sindicatos no se mostraron preocupados con respecto al empleo actual, pero admitieron que tal vez podría afectar a las futuras contrataciones.

1

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios