EEUU impulsa la mayor reforma de los mercados desde la Gran Depresión

  • La Fed tendrá potestad para indagar las cuentas de cualquier entidad que considere una amenaza para el sistema financiero

Frente a la crisis, soluciones de urgencia. Eso es al menos lo que dio a entender ayer el secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson, quien presentó en sociedad las esperadas directrices del mayor proyecto de reforma de la normativa que regula los mercados financieros del país en los últimos 80 años, desde los lejanos tiempos de la Gran Depresión. Un proyecto que amplía los poderes de la Reserva Federal y que prevé la fusión de la Comisión de Valores (SEC) con la Comisión del Mercado de Futuros (CFTC).

El máximo responsable económico de la Administración Bush, antaño consejero delegado del banco de inversión Goldman Sachs y uno de los más firmes defensores de la desregulación de los mercados financieros, admitió la necesidad de transformar la regulación del sistema financiero para promover de "manera más efectiva" la estabilidad y resistencia de los mercados, así como una mayor competitividad de la industria financiera. "Los recientes hechos han demostrado que la protección de los inversores y la estabilidad de los mercados son elementos críticos de la competitividad", subrayó.

El secretario del Tesoro destacó que los cambios regulatorios no se pondrán en práctica hasta que se logre la estabilización de los mercados, puesto que en estos momentos su mayor prioridad es la de limitar el impacto en la economía real de la corrección sufrida por el mercado inmobiliario, que en su opinión se mantiene como el mayor peligro. "La primera y más urgente prioridad es gestionar las turbulencias del mercado de capitales y la desaceleración inmobiliaria", añadió.

En este sentido, el responsable de la Hacienda estadounidense apuntó que sería prematuro asumir que las instituciones financieras no comerciales deberían tener acceso permanente a la ventanilla de descuento de la Fed. "Aprenderemos las lecciones de esta experiencia temporal y de ellas extraeremos una enseñanza sobre la senda a seguir en el futuro", resaltó.

El aspecto más destacado recogido en las 218 páginas del proyecto de reforma supone la extensión de los poderes de supervisión de la Reserva Federal (Fed) al conjunto del mercado como garante de la estabilidad del conjunto del sistema, con potestad para examinar las cuentas de cualquier empresa. En concreto, mantiene los actuales poderes de la Fed como responsable de poner en práctica la política monetaria del país, así como de proporcionar liquidez al sistema financiero, a la vez que añade al banco central la facultad de examinar las cuentas de cualquier entidad financiera, no sólo bancos comerciales, sino también bancos de inversión, operadores de futuros y otras compañías con el fin de evaluar su liquidez y estabilidad del conjunto del sistema.

El proyecto de reforma pretende simplificar los estatutos federales de la banca en uno y consolidar todos los reguladores bancarios federales en una figura común. También se sugiere la creación de un órgano que vele por los consumidores e inversores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios