Eiffage se muestra satisfecho con la salida de Sacyr de su accionariado

  • El presidente de la constructora francesa Eiffage, Jean-François Roverato, está satisfecho con la salida de Sacyr de su accionariado, lo que pone fin a dos años de enfrentamiento con el grupo español, y permite "pasar página" y "centrarse en el futuro"

En rueda de prensa, Roverato eludió confirmar "hasta que tenga notificación oficial de superación de umbrales" la identidad de los "inversores institucionales" que han comprado ayer el 33,32 por ciento de Eiffage a Sacyr y se remitió a las filtraciones de prensa.

CDC confirmó anoche la compra del 10,95% de Eiffage a Sacyr, por lo que pasa a tener casi el 20% del capital de la tercera constructora francesa y a ser el segundo accionista tras los asalariados del grupo, mientras que Groupama afirmó haberse hecho con un 3%, que lo coloca como tercer accionista con el 6%.

Fuentes próximas al caso indicaron que el resto de los compradores son los bancos BNP Paribas, Natixis (4% cada uno) y Société Générale (algo menos del 4%) y las aseguradoras CNP Assurances (2%) y AGF (0,6%), mientras que el resto se lo repartieron Crédit Mutuel CIC y SMA BTP.

Sin confirmar estas informaciones, Roverato confesó que vería con buenos ojos la entrada de CDC -"un inversor estable con una visión a largo plazo"- y de Groupama en el consejo de administración de Eiffage, algo que puede concretarse en la Asamblea General que el grupo celebrará en junio próximo.

En cuanto al precio pagado por los inversores (62 euros el título, frente a los 58,71 euros del cierre de ayer en la Bolsa de París), Roverato opinó que "no es caro".

Visiblemente satisfecho, Roverato confirmó que está "de buen humor" por haber cerrado el capítulo de la llegada de "un accionista no deseado" y aseguró que su empresa mira "con optimismo" al futuro.

El empresario no ocultó que la salida de Sacyr es "un alivio" y que el litigio con el grupo español ha sido una fuente de "preocupación y de estrés", pero también "una motivación añadida".

Aseguró que el enfrentamiento no ha tenido influencia en el desarrollo de Eiffage y que los problemas que ha atravesado el grupo en 2007 se deben más a "cuestiones geológicas", como los obstáculos que se presentaron en la construcción del túnel ferroviario del Perthus para la interconexión entre Perpiñán y Figueras.

"Y no creo que Sacyr tenga nada que ver en que los Pirineos fueran más rocosos de lo que esperábamos", dijo en tono distendido.

Roverato confirmó que han abandonado las demandas judiciales presentadas contra Sacyr, lo cual no significa que la justicia francesa no vaya a continuar investigando ni que los pequeños accionistas desistan de las suyas.

Sobre su relación personal con el presidente de Sacyr, Luis del Rivero, aseguró que "predominó la cortesía pese a las diferencias".

"El año pasado me llamó al móvil para felicitarme por mi cumpleaños. Lo hizo dos días tarde, lo que interpreto como un deseo de rejuvenecerme", bromeó.

Cerrado el capítulo Sacyr y con un accionariado estable "con dos pilares", el de los asalariados, entorno al 25,7% del grupo, y los inversores institucionales, Roverato afirmó que se abre una nueva etapa en la que la prioridad será la expansión europea de la empresa y reveló que en los próximos días pueden anunciar una adquisición importante en un país del este del continente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios