España alcanzará los 3.000 millones en inversión hotelera si sigue el ritmo

  • La consultora CBRE prevé que las compras en el sector continúen la tendencia del primer semestre, cuando subió un 228%

El hotel Byblos de Mijas, que fue vendido el año pasado a un grupo inmobiliario. El hotel Byblos de Mijas, que fue vendido el año pasado a un grupo inmobiliario.

El hotel Byblos de Mijas, que fue vendido el año pasado a un grupo inmobiliario. / marilú báez

España se consolida como destino de inversión hotelera preferido por los inversores internacionales y tras un exitoso primer semestre en el que se alcanzaron los 2.000 millones de euros, un 228% más, las previsiones por parte de la consultora inmobiliaria internacional CBRE son que el ritmo de inversión se mantengan alcanzando los 3.000 millones al finalizar el año. Estos datos confirman el interés en España del sector inversor inmobiliario consolidándose nuestro país como uno de los destinos más sólidos, fuertes y productivos de inversión turística en el área mediterránea.

"España sigue siendo un mercado prominente en el desarrollo de destinos turísticos tanto nuevos como por reposicionamiento de los ya existentes", según explicó en la presentación en Madrid del Forum la socia fundadora de SL04 Hospitality Development Management, Rocío Monsalve. Y es que los expertos del sector consideran que la creciente recuperación económica del país, junto con la inestabilidad geopolítica y los cambios y fluctuaciones de las finanzas internacionales han propiciado la consolidación de España como destino de inversiones inmobiliarias, especialmente hoteleras.

"España se ha convertido en un referente tanto en transacciones hoteleras como en movimiento de los operadores. Nuestro país cuenta con unas perspectivas operacionales muy buenas con una demanda creciente y muy diversificada", explicó el director de CBRE Hoteles España, Miguel Casas, añadiendo que la rentabilidad operativa de los hoteles frente a los riesgos en España ha desbancado el interés por otros países y otros activos inmobiliarios.

En este contexto, Madrid y Barcelona destacan entre las capitales europeas que continúan creciendo, aunque a un ritmo más bajo que los pasados años frente a otras ciudades como Estambul, París o Milán, Múnich o Frankfurt que han reducido los rendimientos hoteleros.

Destaca especialmente el repunte de otros destinos urbanos secundarios como Valencia, Bilbao y Sevilla, mientras se mantiene la rentabilidad en destinos vacacionales maduros como Fuerteventura, Costa Brava, Costa del Sol, Canarias o Mallorca. Este crecimiento de inversión en España se debe a distintos factores entre los que destaca el cambio del perfil del inversor en España. Así se ha pasado de una inversión más enfocada en el perfil inmobiliario, a un inversor más profesionalizado que cada vez conoce mejor el sector hotelero. El interés de los inversores internacional es claro sobre todo teniendo en cuenta que del total de los visitantes que llegan a España el 80% lo hacen por motivos de ocio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios