España empieza a tomar medidas para enfrentarse al desempleo de inmigrantes

  • El gobierno español, que acaba de crear un ministerio de Inmigración, ha decidido tomar medidas contra el desempleo, y especialmente el que afecta a los trabajadores extranjeros, prometiendo estudiar ayudas y microcréditos para el retorno voluntario

Comentarios 2

El presidente del gobierno, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero,  ha anunciado que explorará la posibilidad de ofrecer ayudas al retorno  voluntario de los inmigrantes, junto con un paquete de medidas para enfrentar  la desaceleración económica.

Se trata de que el inmigrante desempleado que quiere regresar a su país  pueda cobrar "de una sola vez" la prestación por desempleo que normalmente se  recibe cada mes, explica María Jesús Luengo, portavoz del ministerio  de Economía.

La otra es la concesión de microcréditos para que quien regrese pueda  montar un negocio.

Ambas se añadirían a un plan de retorno ya existente desde 2003, coordinado  por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y diversas ONGs.

Estas medidas se inscriben en el objetivo de una "buena gestión de los  flujos migratorios en íntima relación con la elasticidad del mercado laboral",  explicó Pedro Zerolo, secretario de políticas migratoriasdel partido  socialista.

España, que en los últimos años ha disfrutado de un fuerte crecimiento, vio  descender su tasa de desempleo hasta casi el 8%, pero a partir de 2007 se ha  incrementado -en paralelo a las previsiones de un menor crecimiento- y las  perspectivas no son optimistas.

El banco BBVA revisó al alza la previsión de la tasa de desempleo este año,  que sitúa en el 9,5% y en el 11% en 2009, y estimó que en el sector de la  construcción, el más afectado por la desaceleración, se destruirán "entre  330.000 y 440.000 empleos en los próximos dos años".

El desempleo afecta especialmente a los inmigrantes: en 2007 lo padeció el  8,6% de la población activa, pero más del 12% de la población inmigrante.

Un 20% (algo más de 400.000 personas) de un total de dos millones de  desempleados son inmigrantes, en un país que hoy cuenta con un 10% de  extranjeros (4,5 millones de un total de 45 millones de habitantes).

Aunque el desempleo aumente a causa de un crecimiento más lento, un grupo  de expertos de la Fundación Empresa y Sociedad calculó que España necesitará  pese a todo traer a 157.000 trabajadores extranjeros anuales hasta 2020.

"Hay una caída de empleos en la construcción de vivienda, pero sigue  habiendo demanda en otros subsectores como las VPO (viviendas subvencionadas) e  infraestructuras y en otros servicios", tranquilizó la portavoz de Economía,  que recordó que el gobierno también va a poner en marcha un plan de  recolocación de trabajadores del sector inmobiliario.

"Todas las propuestas en este tema son bienvenidas", aplaudió por su parte  Raúl Jiménez, portavoz de la asociación de ecuatorianos en España Rumiñhaui,  que sitúa en 15.000 los desempleados ecuatorianos en el sector de la  construcción.

Pero "no sabemos hasta qué punto puede constituir una posibilidad de  futuro" el cobro de las prestaciones por desempleo, que calcula en "5.000 ó  6.000 euros", o un microcrédito.

Admite que "muy poca gente se apunta" al plan actual de retorno porque "la  situación en Ecuador está bastante difícil".

Mohamed Aidou, adjunto a la secretaría de migraciones del sindicato  Comisiones Obreras, sostiene que ese tipo de medidas "siempre han sido un  fracaso" en Europa.

Pero subraya que "en España el colectivo de inmigrantes es bastante  dinámico".

"Estamos viendo que los que pierden empleo se están trasladando a otros  servicios como la agricultura y la hostelería", dijo Aidou.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios