España es el país de la UE con más trabajadores sobrecualificados

  • El 31% de los españoles tiene un nivel por encima del exigido por su empleo. España lidera también la lista de países con más inmigrantes parados.

Comentarios 23

El 31% de los trabajadores españoles están sobrecualificados, es decir, tienen un nivel de formación superior al que exige su empleo. Se trata de la tasa más alta de toda la UE y supera ampliamente la media comunitaria, que se sitúa en el 19%. Tras España, Irlanda (con el 29%) y Chipre (27%) son los Estados miembros con mayor porcentaje de trabajadores sobrecualificados, frente a República Checa y Eslovenia (7%), que registran las tasas más bajas, según un estudio de la oficina estadística Eurostat.

En los grandes países de la eurozona, la tasa de sobrecualificación entre los adultos de edades comprendidas entre 25 y 54 años se sitúa alrededor de la media de la UE, excepto en el caso de Italia donde es muy inferior (13%). Alemania y Reino Unido alcanzan el 20%, y Francia registra el 19%. Los datos de Eurostat corresponden al año 2008. La sobrecualificación es todavía más grave en el caso de los trabajadores extranjeros en España, colectivo en el que alcanza el 58%. Sólo los trabajadores extranjeros en Grecia sufren una tasa de sobrecualificación superior (62%).

El informe de Eurostat resalta las grandes diferencias en España -y también en el resto de Estados miembros- entre los trabajadores nativos y los extranjeros, no sólo en materia de sobrecualificación sino en cuanto a riesgo de pobreza (que afecta al 18% de los nativos y al 32% de los extranjeros) o la probabilidad de residir en una vivienda hacinada (3% frente a 12%). 

Inmigrantes en paro

Por otro lado, España es el país de la Unión Europea donde un mayor porcentaje de la población inmigrante está en el paro o bien ejerciendo un trabajo infracualificado en relación a su formación previa en su país de origen. Así lo publica un estudio de la oficina de Estadística comunitaria (Eurostat), que revela que 1 de cada 10 personas (el 9,4%) que viven en la UE nació fuera de sus fronteras, si bien este grupo sufre mayor riesgo de desempleo y pobreza. Según los últimos datos de Eurostat, de 2008, la media comunitaria de personas no nacidas en la UE en paro era del 10%, contra la media del 6% para los nativos.

España superaba con creces esa cifra pues el 15% de los inmigrantes no tenían trabajo frente al 9% de nacidos en España. Respecto a la infracualificación de este sector, que a menudo trabaja en sectores como la hostelería pese a contar con títulos universitarios emitidos en su país de origen, España también se sitúa a la cabeza. El 58% de los nacidos fuera del país trabajaban en empleos para los que están sobrecualificados (una tasa que para los nativos baja hasta el 31%). La media comunitaria era del 34% para los extranjeros y del 19% para los nacidos en la UE. Esta encuesta, que toma como referencia las poblaciones inmigrantes de entre 25 y 54 años, también extrae la conclusión que uno de cada tres recién llegados a la UE sufría riesgo de caer en la pobreza y la exclusión social.

La estadística país por país señala sin embargo grandes diferencias respecto a los nacidos ya en suelo comunitario. Bélgica presentaba un índice de riesgo de 36% para los no nacidos en la UE frente al 13% para los nativos, una brecha que también se refleja en los datos de Suecia (32% frente al 10%), Grecia (45% a 23%) o Francia (34% contra el 14%). Esa situación desfavorable hace igualmente que los no nacidos en la UE tengan más dificultades de alojamiento y a menudo vivan en habitáculos superpoblados. Es el caso para el 23% de los no nacidos en la UE.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios