Crónica

Estrategias para un cambio de paradigma

  • Julio Linares estrena la Agenda Digital para la Alta Dirección del Instituto Internacional San Telmo

Julio Linares, durante su intervención ayer en la sede del Instituto Internacional San Telmo, en Sevilla. Julio Linares, durante su intervención ayer en la sede del Instituto Internacional San Telmo, en Sevilla.

Julio Linares, durante su intervención ayer en la sede del Instituto Internacional San Telmo, en Sevilla. / José Ángel García

El mundo desarrollado se enfrenta a una nueva revolución: la digital. Un cambio de paradigma que obliga a las empresas a sentar estrategias para transformarse y sobrevivir. Ése fue el mensaje principal que Julio Linares, presidente de la Comisión Digital de la CEOE, trasladó ayer en el estreno de la Agenda Digital para la Alta dirección que ha puesto en marcha el Instituto Internacional San Telmo y cuyas actividades, que coordina el profesor José Luis García del Pueyo, comenzaron ayer.

Julio Linares López (Medina de Pomar, Burgos, 1945), con una amplia trayectoria de más de 48 años en Telefónica, de la que fue vicepresidente de su consejo de administración, advirtió al auditorio de San Telmo que la revolución de las nuevas tecnologías es ya una "dinámica general". "Nos afecta a todos. Su evolución es imparable e irreversible", concluye. Por eso, la digitalización "ha dejado de ser -según dijo- una opción" para las empresas, y se ha convertido en una "necesidad" de la que dependerá la propia supervivencia de cada compañía. "O seremos o no seremos digitales", avisa.

Linares dejó claro que cada empresa y cada mercado es distinto, y que en cada caso habrá que estudiar cuán profunda es la digitalización y a qué ritmo será necesario hacerla. Decidir la intensidad y el calendario de aplicación es lo que debe marcar la estrategia individual de cada compañía. "Todo lo que se pueda digitalizar, se va a digitalizar; todo lo que se pueda automatizar, se va automatizar; todo lo que se pueda conectar, se conectará, y todos los datos que se puedan analizar, se van a analizar", adviertió rotundo el responsable del Plan Digital 2020 que ha elaborado la CEOE, que consta de 285 propuestas desplegadas en 25 estrategias.

Por ello, cualquier empresa, con independencia de su tamaño o su mercado, debe plantear su negocio en términos digitales, sabiendo, alertó el directivo, que es un mundo que avanza muy "rápido, porque las leyes de la naturaleza ya no impiden el intercambio de información". Exige, por tanto, responder con "inmediatez", pero teniendo en cuenta que es "mucho más complejo" y que existe la "presión de que el consumidor va por delante de las empresas, porque es quien más y mejor se ha adaptado". Los clientes, sostuvo Linares, están ahora "siempre conectados, bien equipados en tecnología, tienen gran acceso a las redes y logran con ello un poder de mercado más grande que nunca".

Para las compañías, plantea Linares, es una cuestión de supervivencia y citó ejemplos de grandes corporaciones que no se adaptaron a tiempo y lo pagaron, algunas desapareciendo en la práctica. "Nokia tenía la tecnología de las pantallas táctiles, pero no la comercializó para no canibalizar sus productos", dijo por ejemplo.

El liderazgo digital exige, además de visión, pasión y perseverancia, como en todo liderazgo; exige flexibilidad, creatividad y agilidad. "Flexibilidad porque los cambios van a continuar; creatividad porque lo humano debe reservarse el pensamiento creativo, y agilidad porque la rapidez es característica de lo digital. Normalmente, el que gana se lo lleva todo", dijo Linares.

Todo este proceso de adaptación al nuevo paradigma plantea retos muy grandes, como la ciberseguridad.

Existe relación entre digitalización y el éxito: "Si triunfar es tener una gran capitalización bursátil, de las diez primeras actuales hay siete, cinco de ellas norteamericanas y la quinta es china. Hace diez años había una", recordó Julio Linares, quien concluyó que el proceso ha de anclarse en "tres pilares: educación, innovación y emprendimiento". Y que su consecución depende de "tres actores: empresas, administraciones públicas, ciudadanos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios