El FMI prevé que Europa crecerá menos en 2008 por las turbulencias financieras

  • El Fondo Monetario Internacional revisa a la baja el pronóstico de crecimiento económico de los países avanzados de Europa, y lo cifra en el 1,5 por ciento en 2008 y el 1,4 por ciento en 2009

El Fondo Monetario Internacional (FMI) prevé que Europa crecerá menos en 2008 por las turbulencias financieras, la inflación y los efectos de una suave recesión en EEUU. El director del Departamento Europeo del FMI, Michael Deppler, ha pronosticado hoy en Fráncfort que el crecimiento económico de los países avanzados de Europa será del 1,5 por ciento en 2008 y del 1,4 por ciento en 2009.

Al mismo tiempo, la Europa emergente también moderará su reactivación económica hasta el 5,5 por ciento en 2008 y el 5,2 por ciento en 2009. Con estas cifras, el FMI revisa a la baja sus pronósticos de crecimiento respecto a las previsiones dadas a conocer hace seis meses, afirma Deppler en una rueda de prensa en la sede central del Banco Central Europeo (BCE).

El FMI prevé un crecimiento económico del 1,8 por ciento para la Unión Europea (UE) y del 1,4 por ciento para la zona del euro en 2008. Además, la institución pronostica que la reactivación de la economía de la UE será del 1,7 por ciento y la de los países que comparten el euro del 1,2 por ciento en 2009. El año pasado la UE creció un 3,1 por ciento y la zona euro lo hizo un 2,6 por ciento.

Deppler considera que "Europa ha sido hasta ahora bastante fuerte a la ralentización de EEUU y las turbulencias financieras globales" pero no es inmune. El FMI añade que los bancos centrales han reaccionado adecuadamente a las turbulencias al proporcionar liquidez a los mercados de dinero, si bien apostilla que la entidades monetarias sólo pueden ver los síntomas pero no proporcionar las soluciones. Pese a la agresiva manera de proceder de los bancos centrales líderes con inyecciones de efectivo, la situación de los mercados de dinero es tensa por la falta de liquidez, según el FMI.

El Banco de Inglaterra ha anunciado hoy que canjeará temporalmente bonos del tesoro por hipotecas bancarias por un valor de 50.000 millones de libras (62.500 millones de euros) para inyectar liquidez. Los bancos centrales deberán conseguir el equilibrio adecuado entre apoyar la economía real y prevenir efectos de segunda vuelta por el aumento de la inflación, de acuerdo al FMI.

"El reciente agudo incremento de la inflación, que ya ha debilitado la confianza del consumidor y el gasto en Europa, es una fuente de debilitamiento", asegura Deppler. Por ejemplo, la tasa de inflación de la zona del euro subió en marzo hasta el 3,6 por ciento, el máximo desde la creación de la Unión Económica y Monetaria (UEM). El FMI prevé que la inflación caerá en 2009 y se situará por debajo del 2 por ciento, dado que los pronósticos económicos negativos aumentan. Por ello, según el FMI, el BCE tiene margen de maniobra para relajar el curso de su política monetaria, es decir, reducir los tipos de interés.

Para solucionar la actual crisis financiera, el FMI instó a los bancos privados a ser más transparentes y a los responsables políticos de las economías desarrolladas a "restaurar la confianza en el sistema financiero y a minimizar el impacto de las crisis financiera en la economía real". El FMI calcula que "hasta que se estabilice el mercado de la vivienda en EEUU, caerá más el valor de los créditos hipotecarios de segunda clase".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios