El FROB pide a Bruselas que levante el veto a una fusión de Bankia y BMN

  • El accionista mayoritario de ambas entidades da el primer paso para activar la operación

No hay ninguna decisión cerrada todavía, no hay plazos fijos que estudiar, ni versiones oficiales. Pero sí que podría haberse dado ya el primer paso para conseguir la autorización de Bruselas a la operación que inaugurará la nueva etapa de la reestructuración financiera española: la integración de Bankia y BMN, el grupo del que forma parte Cajagranada.

Durante meses, los rumores que han relacionado a BMN con otras entidades nacionales -La Caixa, Santander, BBVA e incluso el Popular- han sonado fuerte. Pero en las últimas semanas todas las miradas se han dirigido a Bankia, el otro gran banco nacionalizado y con capital mayoritario del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). Al parecer, según informaron ayer varios medios nacionales como Voz Populi o El Confidencial, el FROB ha solicitado a la Comisaría de Competencia de la Comisión Europea que levante las restricciones que tienen las dos entidades rescatadas por el Gobierno español en julio de 2012 para que puedan realizar la operación.

La pelota estaría en el tejado de Bruselas. De hecho, desde BMN aseguraron ayer a este diario que la entidad no posee ninguna información sobre esta posible integración, que está gestionando de forma directa el FROB. Y ayer el organismo de reestructuración bancaria presidido por Jaime Ponce remitía escuetamente al comunicado lanzado por el Ministerio de Economía. Según apuntaron estas fuentes a Europa Press, el Gobierno en funciones no ha tomado aún una decisión firme sobre una posible fusión entre las entidades nacionalizadas, y dejará el asunto en manos del próximo Ejecutivo. "No es una decisión tomada y no corresponde tomarla a un Gobierno en funciones. En todo caso deberá ser el próximo Ejecutivo el que tome la decisión al respecto".

De hecho, durante los últimos meses de rumores, las propias entidades, preguntadas por las posibles fusiones, han remitido siempre a la formación del nuevo Gobierno para determinar el futuro del mapa financiero español.

El paso del FROB supondría, por tanto, adelantar trabajo al futuro Gobierno, teniendo en cuenta que desde Bruselas se anima insistentemente a España a acometer una nueva concentración bancaria, que permita la creación de entidades transnacionales y con mayor peso específico. Aunque ayer mismo, la Comisión Europea llamaba la atención sobre la necesidad de "completar la reestructuración y privatización" de los bancos nacionalizados, en alusión a Bankia y BMN para afianzar el sector a largo plazo, lo que significa que una fusión podría ser un paso previo para una posterior venta.

La nueva fusión entre Bankia y BMN -de las que el FROB posee un 64% y un 65%, respectivamente- sería una de las mejores opciones para el mantenimiento de la red y la plantilla de las dos entidades, ya que el solapamiento de la red territorial y de la cuota de mercado es mínimo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios