Fiat se defiende: "Quien nos compare con Volkswagen se ha fumado algo"

  • La compañía rechaza las acusaciones de EEUUde manipulación de sus emisiones contaminantes

El director ejecutivo del fabricante de coches italo-estadounidense Fiat Chrysler (FCA), Sergio Marchionne, negó ayer las acusaciones de manipulación de emisiones en sus motores, después de que la Agencia Medioambiental Estadounidense (EPA) lo señalara como sospechoso de trucar sus motores, igual que Volskwagen.

"Quien nos compare con la firma alemana se ha fumado algo ilegal", dijo Marchionne en un encuentro con medios italianos. "No hemos cometido ningún tipo de fraude. Nuestro caso no es de ninguna manera comparable". "Volskwagen instaló un artefacto que distinguía si el coche se estaba sometiendo a un test o si estaba circulando; nuestro software siempre se comporta de la misma manera", dijo.

FCA lleva meses en contacto con la EPA. "Hemos informado de forma muy clara sobre nuestras emisiones", señaló mostrándose muy enfadado por las acusaciones que sin embargo, no afectarán a sus objetivos de negocio, aseguró.

La compañía está bajo sospecha en EEUU acusada de haber falsificado las emisiones contaminantes en unos 100.000 automóviles diésel, según informó la EPA el jueves. La agencia cree que Fiat Chrysler colocó un software para controlar las emisiones del que no informó a las autoridades, violando así las leyes medioambientales.

Las acusaciones de la EPA se conocieron un día después de que Volskwagen admitiera su culpabilidad y accediera a pagar 4.300 millones de dólares para archivar el caso civil y penal con el Gobierno estadounidense.

Marchionne se mostró confiado en que el cambio presidencial en EEUU no afecte al caso. "Al parecer, había alguien en la EPA que quería cerrar el caso antes de que llegue el nuevo Gobierno", dijo Marchionne. "Pero quiero creer que no se trata de una cuestión política".

Mientras tanto, la empresa también está en el punto de mira en Bruselas, donde la Comisión Europea consideró las acusaciones contra Fiat como "preocupantes" e indicó que trabajará con EEUU, los Estados miembros y Fiat para "establecer los hechos y las implicaciones potenciales" de vehículos vendidos en la UE. Asimismo, el Ejecutivo comunitario urgió a Italia a aportar "explicaciones convincentes" que demuestren la compatibilidad de algunos modelos de Fiat Chrysler con la legislación europea de emisiones frente a las acusaciones de Alemania, puesto que entiende que "se está acabando el tiempo" para encontrar una solución a esta cuestión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios