Funcas cree que no "hay alternativa" a reducir el gasto público en un 6,4%

  • La fundación señala que el esfuerzo es ineludible pese al impacto en el crecimiento y en el paro · El déficit se situará este año en el 7,4% del PIB por las autonomías

La Fundación de Cajas de Ahorro (Funcas) estima que los gastos deberían bajar en un 6,4% para que el déficit público se modere al 4,4% en 2012, mientras que los ingresos deberían registrar un aumento del 0,8%, similar al de 2011, de forma que la presión fiscal permanezca prácticamente estable. Así lo señalan Ángel Laborda y María Jesús Fernández, de la dirección de coyuntura y estadística de Funcas en el último número de Cuadernos de información económica.

"No quedan alternativas para una actuación distinta por parte de las autoridades españolas", señala Funcas, que admite que alcanzar el 4,4% de déficit tendrá un impacto contractivo sobre el PIB y el empleo, aunque el esfuerzo es "ineludible" y debe ir acompañado de "profundas reformas" en mercados e instituciones.

Los expertos consideran que los gastos que previsiblemente sufrirán el mayor recorte son los de capital, que bajarán un 36%. El recorte total se traduce en una disminución del ratio gastos/PIB de 3,2 puntos, hasta el 40%, cifra similar a la de los años anteriores a la crisis y nueve puntos inferior a la media de la zona euro prevista por la Comisión Europea.

Funcas admite que esta situación tendrá un impacto restrictivo muy fuerte sobre el crecimiento y será la causa "principal" de la caída del PIB y del empleo en 2012, un año de "difíciles condiciones financieras" y en un contexto internacional "poco favorable".

Los autores estiman que la Administración Central cumplirá su objetivo de déficit este año, pero no las comunidades autónomas y la Seguridad Social, lo que arrojará un déficit público del 7,5%, que supone una desviación de 1,5 puntos respecto al compromiso adquirido.

En este contexto, el economista y técnico comercial del Estado Alfonso Carbajo apunta que aplazar la consolidación fiscal sometería a la economía a una elevada vulnerabilidad en caso de turbulencias en los mercados financieros, y asegura que las reformas estructurales son la mejor vía para escapar del estancamiento económico.

Por su parte, los profesores José Manuel Domínguez y Miguel González, de las universidades de Málaga y Granada, consideran que la política presupuestaria tiene, en estos momentos, una "ineludible tarea" de saneamiento y reequilibrio de las finanzas públicas, que no debe olvidar, entre otros logros, preservar la cohesión social en áreas como sanidad, pensiones y protección por desempleo.

Además, creen que debe revisarse a fondo el sistema tributario, de manera que se potencie al máximo su poder recaudatorio sin desincentivar la actividad, el consumo, el ahorro y la inversión, al tiempo que hay que emprender una "profunda reforma" de las administraciones públicas.

De otro lado, el director de Estudios Financieros de Funcas, Santiago Carbó, asegura que el logro de la estabilidad financiera es una condición previa a la resolución de los problemas de la economía y resalta la importancia de avanzar en el saneamiento bancario. En cuanto a la pérdida de competitividad, Esther Gordo, del Banco de España, examina algunas de las políticas que pueden impulsar el sector exterior de la economía española para recuperar competitividad y equilibrar la balanza por cuenta corriente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios