El Gobierno advierte de que el aumento de la inflación será más "duradero"

  • El Ministerio de Economía admite que el alza de los precios ha supuesto un recorte de la renta real de las familias españolas

El aumento de la inflación en los últimos meses, que ha situado el IPC en el 4,4%, según el indicador adelantado de marzo, puede ser "más duradero" que los "rebrotes inflacionistas" del pasado, debido a la existencia de "tensiones de demanda" a escala mundial tanto de bienes energéticos como de materias primas, según indica el Ministerio de Economía y Hacienda en el último 'Síntesis de Información Económica'.

El departamento que dirige Pedro Solbes estima que la "pronunciada senda alcista" que el IPC muestra desde el pasado mes de septiembre se deriva de un abanico "amplio" de factores. Por un lado, apunta al "esperado efecto base desfavorable" de los precios del petróleo al comienzo de 2008 y, por otro, al 'shock' de los precios alimenticios, especialmente de determinados productos, como el fuerte aumento de los precios de los cereales.

"Si bien en el pasado los 'shocks' de esta naturaleza han sido transitorios, en esta ocasión parecen existir importantes tensiones de demanda a escala mundial en ambos casos (energía y alimentación) que hacen que exista riesgo de que sea más duradero", subraya el departamento ministerial.

Además de los repuntes inflacionistas, precisa que la desaceleración que sufre la economía española se ha visto impulsada también por las "tensiones" en los mercados financieros, la "menor pujanza" en la creación de empleo motivada, principalmente, por la pérdida de vigor de la actividad de la construcción, y la flexión al alza de los precios del petróleo y de los cereales.

Este aumento de la inflación ha supuesto, además, una elevación de los costes de producción y una "ralentización" de la renta real de las familias españolas, según el análisis del Ministerio de Economía.

En este sentido, añade que el "menor tono expansivo" del consumo privado responde, al menos en parte, a la "incidencia negativa" del alza de los precios sobre la renta de los hogares, lo que ha motivado que el gasto en consumo de las familias haya prolongado al comienzo del año el proceso de desaceleración iniciado meses atrás.

Junto con la desaceleración más pronunciada del consumo privado, la construcción también ha intensificado su desaceleración en los primeros meses del ejercicio. Así, Economía afirma que cabe destacar el "mayor ajuste" que se observa en el segmento de inversión residencial, como consecuencia del endurecimiento de las condiciones financieras y la prolongación del episodio de turbulencias financieras internacionales iniciado el pasado mes de agosto.

Lo mismo sucede con la inversión en capital fijo que, si bien continúa avanzando a "buen ritmo", se aprecia ya un "cierto tono de moderación".

Desde la perspectiva de la oferta, el menor ritmo de avance del PIB se debe, según Economía, a la pérdida de dinamismo de la actividad de la industria y de la construcción y, en menor medida, en los servicios, parcialmente compensados por la aceleración en el sector primario y en la energía.

"Los indicadores relacionados con la actividad económica ponen de relieve el proceso de desaceleración en el que se encuentra inmersa la economía española", subraya el Ministerio de Economía, que recuerda que el indicador sintético de actividad ha anotado en el primer trimestre de 2008 un crecimiento interanual del 2,6%, inferior en dos décimas al del trimestre precedente, prolongando así la senda de ralentización iniciada en 2007.

Igualmente, el departamento de Pedro Solbes destaca que los indicadores más recientes de creación de empleo, como las afiliaciones a la Seguridad Social, referidos al primer bimestre del actual ejercicio, apuntan a la continuación de la desaceleración de la creación de empleo en el actual ejercicio, en consonancia con el menor ritmo de crecimiento económico esperado.

Sobre la evolución del empleo en la construcción, señala que acusa la "debilidad" que exhibe la actividad del sector, a tenor de la evolución de sus principales indicadores de oferta más relevantes, como los visados de viviendas o el consumo de cemento, entre otros, aunque aún sigue registrando tasas de variación interanual elevadas.

Aún así, indica que el empleo en la construcción podría intensificar la desaceleración, a tenor de los datos de afiliación a la Seguridad Social del sector correspondientes a enero y febrero de 2008, meses en los que la afiliación se anotó retrocesos del -1,1% en enero y del -2,9% en febrero.

Finalmente, el Ministerio de Economía resalta que las expectativas de bajadas de tipos en el área del euro están "mucho más moduladas" como consecuencia de la postura del Banco Central Europeo (BCE), más orientada a preservar la estabilidad de precios que a estimular la demanda agregada a través de los impulsos monetarios.

Así, indica que, según el BCE, los riesgos de aceleración de los precios, en un contexto de subidas prolongadas y elevadas de los precios del petróleo y de las materias primas, son más elevados que los riesgos sobre el crecimiento económico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios