Gual ratifica el traslado de Caixabank a Valencia como "la mejor decisión"

  • El presidente de la entidad se apoya en los beneficios récord de 2017

  • El 99,9% de los accionistas respaldan el cambio de sede

De izquierda a derecha, Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, consejero delegado y presidente de Caixabank, respectivamente. De izquierda a derecha, Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, consejero delegado y presidente de Caixabank, respectivamente.

De izquierda a derecha, Gonzalo Gortázar y Jordi Gual, consejero delegado y presidente de Caixabank, respectivamente. / manuel bruque / efe

Comentarios 1

El presidente de Caixabank, Jordi Gual, destacó ayer la "fortaleza comercial" de la entidad, que obtuvo en 2017 un beneficio de 1.684 millones de euros, lo que supone un incremento del 61% respecto al ejercicio precedente, la "cifra más alta de su historia".

Según Gual, los resultados son "especialmente meritorios en un año particularmente difícil por la tensiones políticas en Cataluña" y demuestran que el traslado de su sede social a Valencia "era la mejor decisión" para proteger a clientes y empleados.

Así lo manifestó en la Junta General Ordinaria de Accionistas de Caixabank que se celebró ayer en el Palacio de Congresos de Valencia, que ratificó el cambio de sede con un 99,9% de apoyos. Se trata de la primera Junta en Valencia tras el traslado desde Barcelona por la incertidumbre política tras el 1-O, y del que ayer se cumplieron seis meses.

Durante su intervención, el presidente de Caixabank -que pronunció parte de su discurso "en valenciano"- señaló que 2017 "no ha estado exento de grandes retos" que la entidad ha sido "capaz de superar" volviendo a ampliar su liderazgo en banca minorista. "Esta fortaleza comercial, combinada con indudable solvencia financiera nos ha permitido mejorar rentabilidad, con beneficios récord en 2017 y se ha traducido en un buen comportamiento de cotización, de modo que el retorno total de la acción de Caixabank supera con creces los índices de referencia", resaltó.

En su discurso, Gual repasó el entorno macroeconómico y las perspectivas para 2018. "La economía mundial creció un 3,7% y las perspectivas para 2018 también son positivas, con una previsión de crecimiento del PIB mundial cercano al 4%". "Este contexto se ha beneficiado sin duda de un sistema bancario cada vez más reforzado y con capacidad de crédito". No obstante, "las entidades deben continuar centrándose en la contención de costes y en la reducción de los activos improductivos, todavía en niveles altos a pesar del esfuerzo de los últimos años".

Para el presidente de Caixabank, la trayectoria de la entidad es "una historia de éxito que se proyecta al futuro" y ha mostrado así su "satisfacción" por los por los progresos conseguidos gracias al Plan Estratégico 2015-2018, que afronta con "optimismo" lo que le queda de año con tres objetivos clave: anticiparse a las nuevas tendencias de digitalización -ya cuentan con el 55% de clientes digitales-, situar la rentabilidad entre el 9% y el 11% y continuar diversificando el negocio hacia los segmentos más rentables.

El presidente de Caixabank ha resaltado también el "buen comportamiento" de la acción en 2017, con un retorno del 28%, dividendos incluidos: 17 puntos por encima del Íbex y 13 puntos superior al índice principal de la banca europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios