Hacienda fija en 2019 el equilibrio presupuestario para las autonomías

  • Las CCAA deberán ajustar sus cuentas a un objetivo de déficit del 0,5% del PIB en 2017, del 0,3 en 2018 y a cero en 2019. Andalucía lo ve aún insuficiente.

El ministro de Hacienda en funciones, Cristóbal Montoro, ha explicado que los objetivos de déficit para 2016 y la senda para 2017-2019 que se ha marcado para comunidades autónomas y Seguridad Social (esta última se desvelará este viernes) son "más suavizados y también realistas". En rueda de prensa tras el Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) que ha aprobado un objetivo de déficit para las autonomías del 0,7% del PIB en 2016 (frente al anteriormente fijado en el 0,3%), Montoro ha explicado que el nuevo margen de desequilibrio presupuestario que se propondrá a Bruselas, de ocho décimas, irá a estos dos sectores.

Las comunidades autónomas cerraron 2015 con un déficit del 1,66% del PIB frente al 0,7% previsto y la Seguridad Social acabó con un déficit del doble de lo programado (1,26% del PIB, frente a 0,6% estipulado).

La que se envía a la Comisión Europea (CE) en el Programa de Estabilidad es una "senda más flexibilizada y también más realista" para ambas, ha dicho Montoro, que también ha recordado que la administración general del estado (AGE) asumirá 2.000 millones de euros a modo de acuerdo de no disponibilidad de créditos, que no afectarán ni a gasto social ni a los vinculados con la seguridad. La AGE, que, como ha recordado Montoro, está "comprometida a seguir reduciendo su déficit público, no solo en la senda marcada, sino incluso más si hace falta".

Sobre estos acuerdos de no disponibilidad por valor de 2.000 millones, el viernes se conocerá el detalle de lo que afectará a cada ministerio, pero Montoro ha insistido en que se referirá a los gastos operativos de los mismos. Estos gastos ministeriales ascienden este ejercicio a 66.000 millones en total, "el doble de una comunidad autónoma grande como Cataluña", ha ejemplificado, cantidad sobre la que se reducirán los 2.000 millones. "No es gasto social, o de becas, sino gastos operativos de Ministerios", ha subrayado. El ministro ha recalcado que en todo caso, a las CCAA no se les están pidiendo recortes "en absoluto".

Por ello, ha rechazado que "luego se estén llenando titulares que además no vienen ni a cuento, negándose a hacer algo que nadie les ha pedido que hagan, porque no hay nada que les obligue a más recortes". Lo que el Gobierno reclama, ha dicho Montoro, es que "los nuevos recursos se utilicen para financiar los déficit del pasado" y moderación el aumento de gasto. "Lo primero es que no se puede negar nadie, porque es la ley", ha lamentado el ministro, que ha emplazado a los responsables autonómicos a reproducir en sus declaraciones públicas el "buen ambiente" que reina en las negociaciones.

El déficit se aprueba con Cataluña, Comunidad Valenciana y Baleares en contra

Cataluña, la Comunidad Valenciana y Baleares han votado contra el objetivo de estabilidad presupuestaria para este año, aprobado por el CPFF con la abstención del resto de las gobernadas por el PSOE, Canarias y Cantabria, y el respaldo de las del PP. Este órgano de colaboración entre el Gobierno y las comunidades autónomas ha dado el visto bueno al techo de déficit autonómico para este año, que se sitúa en el 0,7 por ciento. También se han aprobado los objetivos de déficit de los próximos tres ejercicios, hasta 2019, la senda de estabilidad presupuestaria que el Consejo de Ministros aprobará este viernes para enviar a la UE y se proceda a su evaluación.

Del 0,7 por ciento del PIB fijado como déficit este año se pasará al 0,5 por ciento en 2017, al 0,3 en 2018 y al 0 en 2019, cuando el Gobierno prevé conseguir el equilibrio presupuestario. Los objetivos de déficit autonómico  propuestos por el Gobierno para este año y para el periodo 2017-2019 han salido adelante gracias al voto a favor del propio Gobierno y de las comunidades autónomas gobernadas por el Partido Popular. Han votado a favor del déficit de 2016 Galicia, La Rioja, Castilla y León, Ceuta, Melilla, Madrid y Murcia y se han abstenido Asturias, Castilla-La Mancha, Extremadura, Canarias, Aragón, Cantabria, Andalucía y el País Vasco. En contra han votado Baleares, la Comunidad Valenciana y Cataluña.

La otra votación, la de la senda de estabilidad del periodo 2017-2019, se ha saldado con los votos a favor de las autonomías del PP, siete, pero con el rechazo de diez gobiernos regionales (Asturias, la Comunidad Valenciana, Castilla-La Mancha, Baleares, Extremadura, Aragón, Cantabria, Andalucía, Cataluña y Navarra). Se han abstenido en esta votación Canarias y el País Vasco. El rechazo aquí ha sido común en todas las comunidades gobernadas por el PSOE, cuyos consejeros han asegurado que no aplicarán los recortes sociales que consideran que "impone" Montoro de manera "unilateral".

A pesar de ser más las regiones que han votado en contra de la senda de déficit hasta 2019, ha prevalecido la posición a favor por cuanto el Gobierno acapara el 50 por ciento de los votos y permite sumar la mayoría de dos tercios que exige el reglamento del CPFF.

Andalucía se abstiene por ser un "avance insuficiente"

La consejera de Hacienda de la Junta de Andalucía, María Jesús Montero, ha explicado que su comunidad se ha abstenido en la votación del objetivo de déficit fijado para este año, del 0,7 por ciento del PIB, por considerar que, pese a ser un "avance", resulta "insuficiente" y no aprovecha la recuperación. Andalucía, sin embargo, ha votado en contra de los techos de déficit del resto de ejercicios hasta 2019, cuando el Ministerio de Hacienda prevé que se consiga el equilibrio presupuestario.

La Junta interpreta que el reparto marcado por el Gobierno (0,7 por ciento este año; 0,5 en 2017; 0,3 en 2018 y 0 en 2019) "no responde a criterios objetivos" y "no tiene en cuenta las políticas que deben blindarse". "Es una senda opaca, de la que sólo conocemos el dato para las comunidades autónomas", ha ahondado Montero antes de apuntar que sólo para el año que viene la regla de gasto se antoja "más restrictiva". Pero en lo que corresponde al déficit de 2016 Andalucía se ha decantado por la abstención, ya que ha preferido optar por "la estabilidad antes de la conformación del nuevo Gobierno", que se prevé para el verano habida cuenta de la previsible nueva convocatoria electoral del 26 de junio.

Y porque, en palabras de la consejera, Andalucía ya ha establecido su plan económico-financiero sobre el "avance" del 0,7 por ciento de déficit fijado para este año, un porcentaje cuatro décimas mayor al marcado inicialmente. Según ha señalado Montero, el Gobierno, con su reparto para los años 2017-2019 adolece de "poca ambición" al "no aprovechar la recuperación económica", sino al contrario, profundiza en "la asfixia" de las comunidades autónomas. El voto en contra, en definitiva, pretende significar que con el reparto "se lastra el crecimiento, la creación de empleo y hace sufrir a las personas", ha afirmado Montero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios