Inditex capea la crisis con un incremento en el beneficio del 25%

  • El grupo textil, que el año pasado ganó 1.250 millones, lanzará una cadena de complementos bajo la marca Uterqüe

Inditex se mantiene inmune a la desaceleración del consumo. Así lo reflejan las cuentas correspondientes a 2007, según las cuales el grupo textil ganó durante ese ejercicio 1.250 millones de euros, un 25% más. El consejero delegado de la compañía, Pablo Isla, explicó ayer que la tendencia de ventas prevista para 2008 será similar a la del año pasado en el mercado nacional, ya que, de momento, no se ha detectado "nada significativamente diferente en los hábitos de consumo de los españoles". A ello contribuirá, en cualquier caso, la puesta en marcha de una nueva cadena especializada en accesorios, calzado y complementos de moda, que operará bajo la marca de Uterqüe (significa "ambos", en latín) y de la que prevé abrir entre 20 y 30 tiendas en España -empezará en Madrid, Barcelona y La Coruña-, Portugal y Grecia.

La nueva enseña intensificará su proyección internacional a partir de 2009 -a lo largo de 2008 sólo echarán a andar cuatro o cinco establecimientos en el extranjero-, con mercados como Italia, Francia o los países del Este de Europa en el punto de mira.

De acuerdo con la presentación realizada ayer por Isla, el grupo que preside Amancio Ortega invirtió el año pasado 942 millones de euros, un 6% más que en 2006, mientras que los ingresos se elevaron un 15%, hasta los 9.435 millones. Por otra parte, la compañía generó 10.277 nuevos empleos, de modo que la plantilla se colocó en 79.517 trabajadores.

Las ventas internacionales supusieron un 62,5% del total -su peso aumentó dos puntos-, siendo esa proporción del 72% para el caso concreto de Zara y de casi el 50% para Bershka y Massimo Dutti. Atendiendo a los mercados de origen de esas ventas, el 42% procedió de Europa; el 37%, de España; el 11%, de América; y el 9,5%, de Asia. Precisamente, el Viejo Continente será prioritario para Inditex durante los próximos años, destacando el interés por Francia, Italia, los países del Este y Rusia, donde en 2008 se inaugurarán 80 tiendas. Otra área prioritaria será Asia-Pacífico; de hecho, la superficie comercial se incrementa aquí el doble que en el resto del mundo, con China, Japón y Corea del Sur como países punteros.

De los 560 establecimientos que vieron la luz el pasado ejercicio, 186 correspondieron a Zara, 52 a Pull&Bear, 27 a Massimo Dutti, 77 a Bershka, otras tantas a Stradivarius, 89 a Oysho y 52 a Zara Home, con lo que el grupo alcanzó los 3.691, con una superficie de ventas total de 1,9 millones de metros cuadrados, un 16% más que en 2006. Entre 2008 y 2010, la empresa prevé incrementar esa superficie una media anual del 15%. El consejero delegado subrayó a ese respecto que Inditex sigue apreciando "muchas oportunidades" de negocio en España, un mercado que consideró "muy sano" para la firma.

En cuanto a los planes de expansión comercial para el presente año -desembolsará mil millones de euros en aperturas y reformas-, anunció que se pondrán en marcha de 560 a 640 tiendas en 72 países, de modo que la nómina de destinos en los que la compañía está presente se incrementará en cuatro (Corea del Sur, Ucrania, Egipto y Montenegro). Para el periodo comprendido entre 2008 y 2010, se ha propuesto llegar a los 80 países.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios