Insur potenciará las alianzas para apoyar el fuerte crecimiento previsto

  • La firma eleva un 30% el dividendo tras mejorar el resultado y la liquidez y reducir un año más la deuda

Inmobiliaria del Sur (Insur) celebró ayer su junta de accionistas en Sevilla, con un 76,81% del capital representado, en un clima de optimismo por la incipiente recuperación del mercado y con el objetivo de crecer con fuerza en los próximos años. Para ello, se apoyará en un plan estratégico, ya aprobado por el consejo en septiembre, que prevé facturar hasta 630 millones de euros en promoción inmobiliaria.

Esta expansión se apoyará en joint ventures, es decir, en alianzas con terceros,y para facilitar este proceso la junta aprobó ayer la "constitución de una sociedad con objeto social dedicado a la construcción de terrenos, viviendas, locales, oficinas, aparcamientos, naves industriales y complejos turísticos hoteleros y deportivos, así como la redacción y tramitación, ejecución de proyectos y planes de ordenación urbano".

Actualmente, el grupo participa en tres sociedades al 50%, dos de ellas creadas en 2015: Desarrollo Metropolitanos del Sur, en alianza con BBVA, con tres promociones de viviendas, una en Marbella y dos en dos Hermanas; Residencial Los Monteros, con una promoción en Marbella; y Palmera Residencial, en Sevilla y actualmente en comercialización. Gracias a estos proyectos y otros, Insur entregó 128 viviendas en 2015 y dos locales comerciales, y tiene en cartera otras 476 con un volumen de ventas estimado en 109,9 millones.

El plan estratégico prevé "un fuerte crecimiento de todas las actividades del grupo -en palabras de Ricardo Pumar, presidente de Insur-, pero manteniendo unos niveles de endeudamiento adecuados que permitan a la sociedad hacer frente a futuras crisis inmobiliarias". El objetivo, afirma, es "preservar la continuidad y sostenibilidad de la sociedad y convertirla en un referente en el sector inmobiliario a nivel nacional, con una posición de liderazgo en Andalucía y consolidada en Madrid".

La sociedad se propone, en este sentido, equilibrar sus tres áreas de influencia -Sevilla, el eje Málaga-Costa del Sol y Madrid- de tal forma que tengan un peso similar en la cifra de negocio. Ello significaría potenciar Madrid y Málaga para igualar su importancia con Sevilla.

La junta de accionistas, además de dar el visto bueno al plan estratégico, aprobó las cuentas de 2015, que continúan con la senda de crecimiento iniciada en 2013. El beneficio consolidado, de 5,7 millones de euros (un 62,2% más que el año anterior, que se reduce a un 13% si tenemos en cuenta un ajuste contable en el apartado de impuestos realizado en 2014) y el individual, de 7,3 millones, permitirán destinar a dividendos 2,2 millones de euros con cargo al ejercicio, que se traducen en 0,13 euros por acción. De ellos, 0,06 ya se abonaron el pasado 18 de enero y otros 0,07 se pagarán el próximo 1 de julio. El incremento respecto a 2014 es del 30%, que se suma al 43% de alza que ya se registró el año pasado. Pumar señaló en la junta que uno de los objetivos planteados en los próximos años es recuperar el nivel del dividendo precrisis, además de elevar el valor de la acción y mejorar sensiblemente su liquidez.

De momento, en 2015 Insur prosigue con el círculo virtuoso de mejorar resultado, reducir el endeudamiento y elevar su posición de liquidez. La cira de negocio se elevó un 1%, hasta 55,8 millones de euros, con algún que otro dato que invita al optimismo. Así, las preventas comerciales se elevaron el año pasado un 38,6%, hasta 53,5 millones de euros. Insur, además, volvió a reducir la deuda, en 12,5 millones, hasta 171,6 y a día de hoy sólo el 7,3% de su importe tiene vencimiento a corto plazo. El patrimonio neto, por otro lado, se elevó a 78,4 millones, un 3,7% más, y la actividad de arrendamiento creció un 2% hasta 11,8 millones. Actualmente, la tasa de ocupación es del 70,7% e insur se ha propuesto como objetivo elevarla al 90% en 2020.

La junta de accionistas aprobó ayer, por otro lado, la reelección por cuatro años más como consejero -y, por derivación, como presidente- de Ricardo Pumar, y vincular la retribución variable de los consejeros al resultado consolidado del grupo y no al individual. Esto significa que el 3,5% de los beneficios que tienen asignados se redujeron un 23,1%, ya que las ganancias consolidadas (5,7 millones) fueron menores que las individuales (7,3 millones). La explicación es que en las sociedades participadas las ventas tienen efecto en cuanto a resultados cuando las promociones han sido ya enajenadas.

También se aprobó la posibilidad de que el consejo dé el visto bueno y ejecute la emisión de obligaciones, siempre que no sean convertibles en acciones o impliquen ganancias sociales.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios