Jarro de agua fría para los mercados

  • Las palabras de Draghi desinflan las bolsas y elevan de nuevo las primas de riesgo de España e Italia

La prima de riesgo española -que mide el diferencial entre la rentabilidad del bono alemán a diez años y el equivalente nacional- cerró ayer en 380 puntos básicos, 47 más que ayer, después de que el Banco Central Europeo (BCE) se haya negado a comprar deuda soberana de forma masiva. El bono español terminó la sesión con una rentabilidad del 5,81%, frente al 5,43% de la apertura, mientras el equivalente alemán cerró en el 2,02%.

El riesgo país italiano volvió a superar los 400 puntos básicos y clausuró la jornada en 444, con una rentabilidad del 6,46%. Por su parte, la prima de riesgo belga escaló hasta los 265 puntos, 29 más que el miércoles, mientras que la francesa terminó en 134, 23 más.

El principal indicador de la Bolsa española, el Íbex 35, se dejó un 2,12%, mientras el resto de bolsas europeas registraban importantes descensos. En la bolsa de Fráncfort, el índice DAX terminó con un repliegue de 2%, hasta 5.874,44 puntos. El Footsie-100 de la bolsa de Londres perdió un 1,14% para situarse en 5.483,77 unidades. El CAC 40 de París cedió un 2,53%, hasta 3.095,49 unidades. En Milán, el FTSE Mib perdió un 4,29%.

Los mercados estaban ayer pendientes de la reunión del Consejo Europeo que se celebraba ayer noche y a lo largo de hoy, en la que los jefes de Estado y de gobierno de la Unión Europea pretenden encontrar una solución más o menos definitiva para la crisis del euro.

En los últimos días se han planteado propuestas que han gustado a los mercados, como endurecer la disciplina fiscal, reformar los tratados y reforzar el fondo de rescate. Las bolsas y las primas de riesgo lo agradecían con ganancias y rebajas, respectivamente. Sin embargo, esta corriente de optimismo se acabó el miércoles de un plumazo cuando fuentes del Gobierno alemán pusieron en duda que se vayan a alcanzar acuerdos de gran calado durante la cumbre.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios