La Junta primará los parques eólicos asociados a inversiones industriales

  • Una nueva orden repartirá los 500 megavatios pendientes del plan energético 2003-2006 para alcanzar 4.000 a finales de 2010 · Endurece los requisitos económicos para lograr potencia

El Gobierno andaluz se ha tomado por fin muy en serio la necesidad, y la oportunidad tenológica, de atraer inversiones industriales ligadas a la construcción de parques eólicos. La nueva orden que regulará desde 2008 la adjudicación de 500 megavatios (MW) de potencia a los promotores de estas instalaciones, a la que ha tenido acceso este diario, otorga la máxima puntuación a aquellas iniciativas que lleven aparejada la creación en Andalucía de plantas de fabricación de componentes para estas centrales verdes.

Esta condición ya estaba recogida en la anterior orden de 2002, que dividió la comunidad en varias zedes (zonas de evacuación de energía), pero de una manera muy imprecisa. En el nuevo documento se concreta que en el proceso de elección de los parques que se autorizarán se le darán hasta cuatro puntos a los promotores que presenten planes de inversión superiores a seis millones de euros a desarrollar en cuatro años. El 25 por ciento de ese importe deberá quedar depositado como aval ante la Junta para asegurar su ejecución.

Los otros dos parámetros para dar prioridad a una u otra empresa son su madurez administrativa y su capacidad técnica y económica (ambos con un máximo de tres puntos).

En Andalucía, a excepción de la compañía pionera granadina Eozen (que fabrica aerogeneradores y palas en Granada desde este año), no existe ninguna otra factoría eólica. Una situación que contrasta con las cerca de 40 plantas industriales que surten a este sector de palas, turbinas, torres y multiplicadoras y que se reparten por el resto de España.

Un ejemplo de por dónde van las intenciones de la Consejería de Innovación será el tratamiento que reciba la empresa (aún desconocida) que construirá en Cádiz una planta de palas por 53 millones de euros.

Junto a ello, el documento endurece las condiciones para valorar la capacidad técnica de las empresas, ya que les exige presentar previamente los contratos de compraventa de los equipos necesarios, así como la certificación de que se dispone de la totalidad de los terrenos necesarios para la instalación.

Proyectos que suman 2.600 megavatios pueden optar actualmente a esos 500, según estimaciones de la patronal eólica Aprean. Esta última cantidad es la que restaba por repartir de la recogida en el plan energético 2003-2006. El objetivo del nuevo plan (Pasener) es lograr 4.000 MW en 2010, lo que se conseguiría si a los 3.500 ya en distintas fases de promoción se logra sumar plenamente los de esta orden, en la que se recoge ese año como fecha tope para su puesta en marcha. La previsión de cierre de 2007 prevé más que duplicar la capacidad implantada a final del pasado año, hasta rozar los 1.500 MW.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios