Merlín se une a Metrovacesa para crear un gigante inmobiliario

  • La fusión creará a la primera compañía del sector en España, con activos de 9.317 millones.

Merlín Properties se fusionará con Metrovacesa y dará lugar al primer grupo inmobiliario español y uno de los mayores de Europa, una compañía con activos valorados en 9.317 millones de euros que, además, tendrá al Santander como primer accionista, según informó la socimi. 

La nueva Merlín nacerá con una cartera de edificios de oficinas, centros comerciales y logísticos que sumará más de tres millones de metros cuadrados de superficie y generarán rentas de unos 450 millones de euros al año. Además, en virtud de la operación, se constituirá una segunda sociedad, Testa Residencial. Esta firma asumirá las 4.700 viviendas en renta de las dos empresas, valoradas en 980 millones de euros y que generarán ingresos de 35 millones de euros. 

La operación conllevará la desaparición de la histórica Metrovacesa y se acometerá en varias fases, a través de canjes de activos por acciones, una vez que las juntas de accionistas aprueben la fusión el próximo de septiembre. En la práctica, la transacción supone que Santander, BBVA y Banco Popular, los actuales bancos accionistas de Metrovacesa, canjearán los activos inmobiliarios de esta empresa por acciones de Merlín y de la de nueva empresa de viviendas en renta. 

Como resultado de la operación, Santander, actual accionista de control de Metrovacesa, con un 70% de su capital, será el primer accionista individual de la nueva Merlín y de Testa Residencial, dado que tendrá un 21,9% y 46,21% de estas firmas, respectivamente. 

Los bancos se han comprometido a mantener estas participaciones en la nueva compañía durante al menos seis meses y han otorgado un derecho de adquisición preferente a los socios de la actual Merlín en caso de que quieran venderlas. 

El resto de accionistas de la nuevas empresa fusionada serán los actuales accionistas de Merlín, en su mayor parte, fondos de inversión, entre los que destaca BlackRock. 

En cuanto a la gestión de la compañía resultante, el actual presidente de Metrovacesa, Rodrigo Echenique, será su presidente no ejecutivo. El hasta ahora presidente de la socimi, Ismael Clemente, se mantendrá como primer ejecutivo de la nueva empresa en calidad de vicepresidente ejecutivo y consejero delegado.

El consejo de administración estará compuesto por quince miembros, de los que nueve procederán del máximo órgano de gestión de la actual socimi y de Testa, otros tres del Santander, uno de BBVA, y dos más serán ejecutivos. 

Merlín y Metrovacesa anuncian su fusión justo un día después de que la socimi cerrara la compra de Testa y apenas unos meses después de que la inmobiliaria concluyera su reestructuración. 

La operación supondrá la "extinción total" de la histórica Metrovacesa, justo dos años antes de que 2018 cumpla los cien años de vida, y se acometerá en tres fases. En una primera fase, Metrovacesa escindirá y traspasará todo su patrimonio, valorado en 1.672 millones de euros, a Merlín, que a cambio repartirá entre los bancos accionistas de la inmobiliaria un total de 146,7 millones de nuevas acciones. Posteriormente, Metrovacesa cederá y fusionará su cartera de viviendas en rentas con las que Merlín ha heredado de Testa, a cambio de nuevos títulos que emitirá la nueva Testa Residencial. La tercera pata de la actual Metrovacesa, su cartera de suelos y proyectos en curso, quedará fuera de la operación. Se trata de activos valorados en 326,49 millones que mantendrán los bancos accionistas de la inmobiliaria con otra sociedad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios