Moody's baja la nota de Italia por el posible contagio de España y Grecia

  • La agencia ha rebajado dos puntos la calificación italiana, de 'A3' a 'Baa2' y mantiene la perspectiva negativa por la posible salida de Grecia del euro y las pérdidas del sistema bancario español.

La agencia de calificación de riesgo Moody's ha rebajado dos puntos la calificación de bonos del gobierno de Italia de A3 (notable bajo) a Baa2 (aprobado) y mantiene la perspectiva "negativa". "Es más probable que Italia experimente un nuevo aumento pronunciado de los costes de su financiación o la pérdida de acceso a los mercados que cuando realizamos nuestra calificación hace cinco meses", explicó en un comunicado. Entre los motivos apuntó a que la confianza de los mercados es "cada vez más frágil" y el "riesgo de contagio" procedente de Grecia y España pueden afectarle. "El riesgo de la salida de Grecia del euro ha aumentado, el sistema bancario español va a experimentar mayores pérdidas crediticias de lo previsto y los desafíos propios de financiación de España son mayores de lo reconocido previamente", indicó.

Por otra parte, la agencia indica que las perspectivas a corto plazo de la economía italiana "se ha deteriorado", como muestra un crecimiento más débil y un mayor desempleo, lo que "crea un riesgo de incumplir los objetivos de consolidación fiscal". Moody's advierte que el incumplimiento de las metas fiscales, "podría debilitar aún más la confianza del mercado, aumentando el riesgo de una interrupción súbita en la financiación del mercado". No obstante, la agencia de calificación de riesgo mantuvo calificación de corto plazo en Prime-2.

Italia coloca 5.250 millones en bonos

El Tesoro italiano ha conseguido colocar el máximo de 5.250 millones de euros que ofrecía en bonos a 3, 10 y 15 años, registrando una reducción en los tipos de interés a los que consiguió fijar los títulos trienales, según informó el Banco de Italia. En concreto, el Tesoro italiano logró adjudicar el máximo de 3.500 millones de euros que ofrecía en bonos a 3 años, que fijaron un rendimiento del 4,65%, 0,65 puntos porcentuales menos que el 5,3% de interés establecido en la última subasta de este tipo de deuda, el pasado 14 de junio.

Además, colocó el máximo de 1.750 millones de euros en tres ampliaciones de ofertas de títulos de deuda a 10 y 15 años, de los que no se puede establecer una comparación directa en términos de rentabilidad con otras subastas, pero por debajo de la barrera del 6% en los tres casos. Así, el Tesoro italiano adjudicó 766,2 millones de euros en bonos a 10 años, con vencimiento en septiembre de 2019, a un interés del 5,58%, y 383,7 millones de euros en bonos a 15 años, con vencimiento en agosto de 2023, a un rendimiento del 5,89%.

Completan esta ampliación de oferta los bonos a 10 años con vencimiento en marzo de 2022, de los que fueron adjudicados 600,1 millones de euros a un interés del 5,82%, lo que supone también un buen dato, pues se sitúan por debajo del 6% estos títulos con una vida residual próxima a la década. Las proporciones entre oferta y demanda en esta subasta, en la que finalmente se cumplieron las previsiones de los analistas, fueron también positivas, con solicitudes por valor de unos 6.063 millones de euros en el caso de los bonos a 3 años, es decir, 1,73 veces más que la cantidad máxima que se ofrecía. De los bonos a 10 años con vencimiento en 2019 se solicitaron 1.230 millones de euros (1,61 veces lo adjudicado) y 1.044,6 millones de euros de aquellos con vencimiento en 2022 (1,74 veces), mientras que los bonos a 15 años con vencimiento en 2023 tuvieron una demanda de 895,4 millones de euros (2,33 veces).

Inmediatamente después de conocerse el resultado de la subasta de deuda, en la primera tanda tras los recortes de 26.000 millones de euros anunciados por el Ejecutivo la semana pasada, la prima de riesgo de la deuda italiana se relajaba por debajo de los 470 puntos básicos, para remontar poco después a los 480 puntos básicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios