Neumáticos reconvertidos en césped, baldosas y carreteras

  • El grupo CGC y la Junta impulsan una planta de reciclaje en la provincia de Jaén capaz de tratar 15.000 toneladas de caucho al año sin generar ningún tipo de residuo

Comentarios 1

Los neumáticos gastados de automóviles y camiones pueden tener una segunda vida. Algunos pueden recauchutarse y alargar entre tres y cuatro veces su periodo de existencia, otros dedicarse a la producción de energía -por ejemplo, en las fábricas de cemento- y otros destinarse al reciclado. Precisamente, en esta última área centra su actividad la fábrica construida por el grupo CGC -antigua Compañía General de Carbones- y Egmasa -Empresa Pública de Gestión Medioambiental de la Junta- en la localidad jiennense de Espeluy. Una planta de reciclaje y tratamiento de neumáticos fuera de uso (Renean) de los que se obtendrán materiales para suelos deportivos, aislamientos acústicos o firme de carreteras.

"En Andalucía hay otras dos fábricas en Córdoba y Sevilla -en España apenas seis-, pero la nuestra va un paso más allá, ya que supera el troceado del neumático para pasar al triturado y poder, así, extraer todos sus componentes: fibra textil, acero y caucho", explica Felipe Sánchez, jefe de Renean. La primera sustancia no se puede reciclar, "pero representa un bajo porcentaje, un 10 por ciento", la segunda se destina a las chatarrerías "y se vende a un alto precio"; y la tercera se obtiene en mayor medida (70 por ciento) y se destina a uno u otro uso en función del tamaño.

Los granos de hasta 0,6 milímetros se mezclan con el betún de la carretera para producir asfalto; los de entre 0,6 y 2 milímetros se destinan a la fabricación de pistas deportivas -para ablandarlas-, "sobre todo, campos de césped artificial, que están experimentando un fuerte repunte", indica Sánchez; y los de entre 2 y 4 milímetros se dedican a pavimentos de seguridad, como baldosas de parques infantiles.

Con una inversión de 5,1 millones de euros -CGC posee el 65 por ciento de la factoría y Egmasa el resto-, la planta de Espeluy emplea a 16 personas, tiene capacidad para tratar 15.000 toneladas de neumáticos al año y no genera ningún tipo de residuo. "En nuestro ejercicio de arranque, 2008, reciclaremos unas 7.000 toneladas, pero esperamos que el segundo año alcancemos las 15.000", señala Sánchez. Las instalaciones están diseñadas para incorporar una segunda línea de producción que duplicaría la capacidad (30.000).

La factoría recicla llantas procedentes de toda España, aunque fundamentalmente de Andalucía, región que genera casi una quinta parte de los neumáticos fuera de uso a nivel nacional (52.000 toneladas al año). En la actualidad, ya cuenta con un pedido de 75 toneladas para un campo de fútbol de la comunidad y, tras poco más de un mes de funcionamiento, Renean está en disposición de ofrecer unas 30 toneladas de material reciclado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios