La OPEP no se deja convencer y mantiene la producción

  • El precio del petróleo reacciona a la decisión con fuertes subidas y se coloca de nuevo en torno a los 90 dólares

La OPEP optó ayer por aplazar, al menos hasta febrero, la posibilidad de aumentar su producción, desentendiéndose así de los altos precios alcanzados por el barril de petróleo, que volvieron a dispararse nada más conocerse la noticia. Los ministros de los 13 países miembros de la organización consideran que la cotización del crudo está determinada actualmente por factores ajenos al control de la OPEP y que no hay escasez en el mercado, dos consideraciones que vendrían a justificar su decisión.

La cuota conjunta de producción de la OPEP es, desde el pasado 1 de noviembre, de 27,25 millones de barriles diarios (mbd) y, aunque en principio esa cifra se quedaría intacta, en realidad habrá un aumento moderado de la oferta. La explicación está en que a Ecuador y a Angola se les han adjudicado cuotas de producción que no se esperaban hasta 2008 -esos dos países e Iraq no participaban hasta ahora en el sistema de reparto del bombeo-, con 520.000 barriles diarios y 1,9 mbd, respectivamente. Ecuador ya está produciendo 500.000 barriles diarios, mientras que Angola bombea 1,7 mbd; si ambos países logran elevar su bombeo hasta alcanzar el nivel fijado, se suministrarían 220.000 barriles adicionales, pero este moderado incremento no convenció ayer a los mercados.

Después de que el petróleo de Texas y el Brent -de referencia en Europa- coquetearan con los 100 dólares por barril y de que Estados Unidos y la Agencia Internacional de la Energía (AIE) presionaran para que los precios bajasen, el mercado contaba con que la OPEP respondería con un aumento de su oferta. De hecho, la cotización del oro negro ha estado estos días por debajo de los 90 dólares. Sin embargo, las expectativas no se han cumplido. "A nosotros nadie nos presiona, no aceptamos presiones de nadie, ni públicas ni privadas, ni por el lado, ni tangenciales", dijo ayer Rafael Ramírez, ministro de Petróleo y Energía de Venezuela. Esta firmeza propició que el barril de petróleo Brent y el de Texas se colocaran de nuevo en el entorno de los 90 dólares.

La postura expresada por Ramírez se impuso a la que defendía Arabia Saudita -líder de la OPEP por ser el mayor suministrador mundial-, que hasta el último momento mantuvo abierta la puerta a un incremento de la producción como un gesto hacia los consumidores. En la declaración final, los ministros expresaron su "preocupación" por la gran volatilidad de los precios, pero rechazaron ser responsables de su escalada.

Por otra parte, el Departamento de Energía de EEUU anunció ayer que las reservas de petróleo de este país bajaron en ocho millones de barriles la semana pasada, hasta situarse en los 305,2 millones. Esa caída multiplicó las previsiones de los expertos, que la habían cifrado en un millón de barriles.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios