Orígenes ceutíes y marroquíes y fuerte vinculación con Málaga y Sevilla

Su despacho está lleno de coches en miniatura. "Tengo todos los modelos de Seat desde su creación", afirma Carrillo, al mismo tiempo que muestra al redactor una estantería acristalada llena de coches de bomberos. Su afición por este tipo de coleccionismo viene de la infancia: su padre, empresario en Marruecos, le regalaba un automóvil cada vez que sacaba buenas notas.

Carrillo pasó esta etapa y parte de su juventud en Tetuán (Marruecos), tras nacer en Ceuta. Es un gran conocedor tanto de la realidad marroquí como de la ceutí y de hecho suele participar en foros empresariales relacionados con el Magreb y es muy conocido en su ciudad natal, donde ha recibido varios premios.

A contracorriente en su época, su interés por la empresa le viene desde muy joven, posiblemente por su formación con marianistas y jesuitas. Más a contracorriente aún (aunque ya no tanto), mantiene su vinculación a dos ciudades aparentemente rivales (aunque ya no tanto). Es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad de Málaga, además de diplomado en Desarrollo Regional y fue miembro fundador de la Confederación de Empresarios de Málaga (CEM), pero la mayor parte de su vida profesional la ha desarrollado en Sevilla.

Entre sus contribuciones al desarrollo empresarial andaluz se encuentra la creación de la red CSEA de servicios avanzados a las empresas, un proyecto de apoyo a las pymes andaluzas financiado con fondos europeos. También fundó el primer Programa de Vocaciones Empresariales en Andalucía para mejorar la competitividad de las compañías y en su labor de conferenciante y consultor de empresas participa activamente en la Escuela de Organización Industrial (EOI), la Universidad Loyola Andalucía y la escuela de negocios ESIC. Su labor docente está centrada en el análisis de la estructura empresarial andaluza, dado su conocimiento de la realidad empresarial de la comunidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios