Pastrana no optará a la reelección como secretario general de UGT Andalucía

  • El líder sindical explica que es necesario "otro equipo que impulse cambios para dar una mejor respuesta al trabajador". Su sucesor saldrá del congreso que se celebra entre el 9 y el 11 de mayo.

Comentarios 85

El secretario general de UGT Andalucía, Manuel Pastrana, ha anunciado este lunes que no optará a la reelección al cargo en el décimo congreso del sindicato, que se celebrará en Sevilla del 9 al 11 de mayo, tras dieciséis años al frente de la dirección. Pastrana ha hecho este anuncio en una rueda de prensa en Sevilla en la que ha informado de que en el próximo jueves previsiblemente se dará a conocer un candidato con un "alto nivel de consenso" para la secretaría general de UGT Andalucía, que están ultimando los responsables de las federaciones y las uniones provinciales.

Se ha mostrado convencido de que habrá un único candidato para dirigir el sindicato o, por lo menos, que concite un consenso mayoritario, aunque algunos sectores sindicales han iniciado movimientos para presentar una lista alternativa a la oficial. Ha destacado que hay un alto nivel de consenso para que se produzca el relevo en la dirección y para que un nuevo equipo afronte los cambios organizativos, funcionales y operativos en UGT que exige la nueva realidad socio-económica y laboral para llegar a la totalidad de los trabajadores. Ha eludido pronunciarse sobre los nombres que suenan como posibles candidatos a la secretaría general como el del secretario de Organización de UGT-A, Francisco Fernández, si bien se ha mostrado partidario de que en la próxima ejecutiva permanezcan personas del equipo actual.

Tras declararse defensor de poner límites a los mandatos, Pastrana ha señalado que el proceso de preparación para su sucesión se inició hace ocho años y tenía previsto dejar el cargo hace cuatro, pero "razones de salud" lo impidieron porque se debatió entre la vida y la muerte y entonces se produjo una "distorsión" y fue imposible alcanzar un consenso sobre su sustituto, por lo que la "mejor opción" fue continuar. Ahora "era el momento de forzar un cambio", ha declarado el histórico dirigente de UGT-A, quien ha reconocido que tiene un sentimiento "extraño" porque se ha dedicado en "cuerpo y alma" al sindicato, al que ha intentado "no fallar, aunque su salud no se lo ha puesto fácil" -ha estado en numerosas ocasiones hospitalizado-. Aunque ha reconocido que no se siente satisfecho del todo porque la crisis ha truncado los resultados del trabajo del sindicato a lo largo de casi dos décadas, ha subrayado que UGT "no tiene nada que ver con la de 1998", cuando él accedió a la secretaría general, y es "mucho más que un sindicato".

Entre los logros de su gestión, ha resaltado que se duplicado el número de afiliados y actualmente cuenta con más de 200.000 y se ha convertido en la primera fuerza sindical de Andalucía y, además, se ha incrementado en más de un tercio el número de delegados de UGT en las empresas.

No obstante, ha lamentado "profundamente" que la crisis haya "desfigurado" el trabajo realizado por UGT y no tenga su traducción en empleo y en un mejora de las condiciones laborales y salariales de los trabajadores. A pesar de todo, Manuel Pastrana, de 51 años y aquejado desde hace años por una enfermedad degenerativa, ha clamado contra los que quieren "debilitar o eliminar" a los sindicatos porque "hoy más que nunca es importante contar con sindicatos fuertes".

Al décimo congreso de UGT Andalucía, que se celebrará en Sevilla, acudirán 300 delegados, que debatirán, entre otros asuntos, sobre la transparencia en el funcionamiento de la organización desde las normas que lo rigen, hasta los procedimientos para adoptar decisiones o la gestión de los recursos. También se proponen dar publicidad a los programas y convenios que UGT desarrolla.

Un final "marcado por la sospecha", según el PP-A

El secretario general del PP-A, José Luis Sanz, ha calificado como "triste" que "el final de un líder sindicalista histórico llegue marcado por la sospecha" del papel jugado por la UGT-A en el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) fraudulentos tramitados por la Junta entre 2001 y 2010. Según el popular, este hecho pone de manifiesto "lo que el PP-A viene diciendo" desde hace tiempo: "que ni CCOO ni UGT han dado explicaciones sobre el papel o la implicación que podrían haber tenido en el caso de los ERE. Sería bueno que Pastrana no solo anunciara que no se presenta al próximo Congreso sino que diera explicaciones de por qué el nombre de UGT está marcado por la sospecha, y no que ante su ausencia de explicaciones, coge y se va", ha argumentado. Ante ello, ha exigido "transparencia" también para las organizaciones sociales y sindicales que "viven fundamentaltamente de las ayudas y subvenciones públicas" porque, "ahora que tanto se habla de transparencia, la misma que a Griñán, a Zoido y a Valderas se le debería exigir a Pastrana y Carbonero", ha ejemplificado. "Si se pide a los partidos y a los líderes políticos, nos gustaría que la transparencia fuera para todos, para todas las organizaciones, también sindicales, que viven de importantes subvenciones", ha insistido. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios