Portillo no aguanta el desplome bursátil y dimite como presidente de Colonial

  • El consejero delegado de la firma, Mariano Miguel, ocupará el cargo hasta que se nombre a un presidente independiente no ejecutivo · La compañía es la cotizada del Íbex que más ha caído en 2007, un 62%

El presidente de Colonial, Luis Portillo, no ha podido aguantar más la presión de sus accionistas. El empresario andaluz convocó un consejo a última hora del viernes para presentarles su dimisión tras dos días de tensas reuniones celebradas con el telón de fondo de un desplome bursátil sin precedentes: la inmobiliaria cayó cerca de un 40 por ciento en sólo dos sesiones y un 62,3 en lo que va de año, hasta los 1,88 euros por título -precio que no había marcado desde marzo de 2006, fecha en la que cotizaba Colonial sin Inmocaral, ni Riofisa ni con el 15 por ciento de FCC-.

Algunos de los accionistas venían cuestionando la continuidad de Portillo al frente de la compañía por su "mala gestión -alto endeudamiento- y el derrumbe del valor en bolsa". Así, según un comunicado remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), los socios aceptaron la renuncia y acordaron que le sustituiría de forma transitoria el actual consejero delegado, Mariano Miguel, hasta que se nombrara a un presidente independiente no ejecutivo.

Este movimiento de ficha será aprobado en la próxima reunión del consejo, donde también se prevé aprobar una "reestructuración" del órgano decisorio con la reducción del número de miembros y la potenciación de los consejeros independientes.

En la nota dirigida a la CNMV, Portillo y sus aliados quisieron dejar claro que la compañía cumple con sus compromisos financieros, por lo que defendieron que éste no ha sido el motivo del derrumbe de la cotización. Colonial reconoció que no existe "ningún hecho o circunstancia significativa en la evolución de los negocios o en la situación patrimonial de la compañía que justifique la reciente evolución negativa de la cotización".

Colonial afirmó que, al cierre del tercer trimestre de 2007, la deuda del grupo representaba un 66,8 por ciento sobre el total de sus activos -es decir, ya alcanza los 8.000 millones de euros- y que, según el plan de negocio, esta cifra se reducirá en 2008 de acuerdo con el plan de desinversiones aprobado.

Precisamente, una de las salidas que Portillo barajaba para aliviar este endeudamiento en un contexto de endurecimiento de las condiciones financieras y ajuste del mercado inmobiliario era algún tipo de integración con Gecina, la firma de Joaquín Rivero y Bautista Soler, ex directivos de Metrovacesa. Sin embargo, según el diario Expansión, aunque hubo conversaciones preliminares, "fuentes solventes próximas a las conversaciones aseguran que son inexistentes".

Las fuentes del mercado apuntan más bien a la venta masiva de títulos como raíz de la caída bursátil de Colonial. Así, Santander y Credit Agricole Cheuvreux se han desprendido de 12 millones de títulos y Portillo movió acciones la semana pasada por 34,5 millones de euros, rebajando su participación del 40,99 por ciento del capital al 40,64 por ciento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios