Portugal aportará 450 millones al rescate de Novo Banco

  • La entidad se anotó pérdidas de 1.395 millones al cierre de 2017, un 77% más que el año antes

El Estado portugés contribuirá en un máximo de 450 millones de euros a la inyección de capital de 791,7 millones que Novo Banco ha solicitado al Fondo de Resolución, organismo financiado con aportaciones de bancos portugueses, tras registrar unas pérdidas récord de 1.395 millones de euros en 2017.

En un comunicado, el Fondo de Resolución informa de que para llevar a cabo esta inyección primero utilizará los recursos financieros disponibles que proceden de las contribuciones pagadas directa o indirectamente por el sector bancario del país.

Estos recursos serán complementados por un préstamo concedido por el Estado según los términos acordados en octubre de 2017. "El importe concreto de este préstamo aún no se ha comprobado, pero se estima que no supere los 450 millones de euros, quedando por debajo del límite anual de 850 millones de euros", explica.

El Fondo ya desembolsó un total de 4.900 millones de euros para apoyar financieramente la resolución de Espírito Santo y resalta que este nuevo pago cumple con los contratos relativos a la venta de Novo Banco, donde el Estado tiene una participación del 25%, y se realizará de acuerdo con los procedimientos oportunamente estipulados.

Novo Banco, la entidad surgida en agosto de 2014 y que aglutina los activos saneados del quebrado Banco Espírito Santo (BES), solicitó este miércoles al Fondo de Resolución, organismo financiado con aportaciones de bancos portugueses, una inyección de capital de 791,7 millones de euros tras registrar unas pérdidas récord de 1.395 millones de euros. "El 31 de diciembre de 2017, el mecanismo fue activado conduciendo al registro de una compensación de 791,7 millones de euros, con el objetivo de que el banco se mantenga como una institución financieramente sólida y bien capitalizada, con unos óptimos ratios de capital y niveles de rentabilidad", indicó el banco.

Novo Banco contabilizó pérdidas récord de 1.395 millones al cierre del ejercicio fiscal 2017, lo que supone un incremento del 77% respecto a un año antes, que atribuye al aumento de las provisiones para cubrir pérdidas futuras. Esta partida aumentó un 49,6%, hasta 2.057 millones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios