El Príncipe apuesta por una economía más pujante en el mundo y con más empleo

  • Don Felipe aboga porque todas las propuestas vayan orientadas a la creación de empleo ya que las "gravísimas" tasas de paro "lastran el desarrollo colectivo y el porvenir personal de millones de hombres y mujeres.

Comentarios 12

El Príncipe de Asturias se ha mostrado convencido de que "al final", con la ayuda de las grandes y pequeñas empresas, España conseguirá una economía "más presente y pujante y en todo el mundo" y que también alcanzará el "objetivo prioritario que nos preocupa a todos", esto es, la generación de empleo. Don Felipe ha trasladado este mensaje optimista en la clausura del foro Momento España, un encuentro organizado por la Universidad de Georgetown donde líderes empresariales y sociales han debatido durante toda la jornada sobre la coyuntura de la economía española y su proyección internacional.

El Heredero de la Corona, que ha asistido durante todo el día a los cinco paneles celebrados en este foro, inaugurado por él mismo esta mañana, ha hecho hincapié en los "signos de mejoría" que comienzan a reflejar los principales indicadores económicos, una vez que España ha atravesado "la peor crisis económica de su historia". En este sentido, ha recordado que todas las propuestas económicas deben ir orientadas prioritariamente a la creación de empleo porque las "gravísimas" tasas de paro "lastran el desarrollo colectivo y el porvenir personal de millones de hombres y mujeres, muchos de ellos jóvenes, en toda España".

Entre los elementos que apuntan al mejor comportamiento de la economía, don Felipe ha citado el sector exterior, porque "ha demostrado" los beneficios de la internacionalización "como un motor de crecimiento fundamental". Por ello, ha reclamado "facilitar e impulsar entre todos la mayor presencia internacional de la pymes españolas", una "apuesta necesaria", ha indicado, ya que estas empresas son el "grueso" del tejido empresarial, y reúnen a la mayoría de la población ocupada, aunque para ser "motores de empleo" necesitan crecer.

También se ha referido al papel de las grandes empresas, muchas líderes a nivel mundial, que "pueden ayudarlas a abrirse camino" en el mercado internacional, contribuyendo así a lograr esa economía "más presente y pujante en todo el mundo". En los paneles de debate, con participación de unos 40 ponentes, se ha analizado "cómo se nos ve desde fuera", ha explicado el Príncipe de Asturias.

Así, en un debate sobre internacionalización, el presidente de Endesa, Borja Prado, había subrayado que las empresas españolas son "muy respetadas" en el extranjero, además de confiar en que se reconozca en España el respeto que se tiene a estas compañías en el exterior, así como la contribución que hacen entre todas al conocimiento del país. "Las grandes empresas tenemos la responsabilidad de ser embajadores de nuestro país allí donde estemos", señalaba asimismo Prado.

Este ejercicio de reflexión sobre la imagen de España en el exterior ha sido alabado por don Felipe en su discurso de clausura porque "el modo en que nos perciben otros mercados y agentes internacionales determina la solidez y la prosperidad de las relaciones económicas con otros países". "Hoy en día todos somos muy conscientes de la importancia de la Marca País y de tener una buena imagen de España en el mundo", ha remarcado el Príncipe, quien sin embargo ha advertido de que en este proceso influyen muchos factores no sólo económicos.

El Príncipe de Asturias ha apostado también por la importancia del emprendimiento y la innovación, abordados en otros paneles. Ha reiterado la relevancia social del emprendimiento, principalmente en los jóvenes, y ha subrayado que la innovación es "clave para avanzar" hasta el punto de reivindicar el "espíritu innovador" como algo que se puede aplicar a casi todos los ámbitos de la actividad humana.

En esta línea, el presidente de OHL, Juan Miguel Villar Mir, había abogado en esta jornada por orientar la innovación "desde la demanda" para garantizar que "todo lo que se investiga es útil" porque, cuando no se hace así, los resultados "muchas veces son estériles". Además de abogar por "crear un clima de innovación" tanto en la sociedad, a través de la enseñanza, como en la empresa, ha puesto como ejemplo que en su grupo está "prohibido comprar tecnologías extrañas", por lo que se ven obligados a desarrollar todo lo que necesitan.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios