Rajoy promete ante Merkel y Sarkozy "una profunda reforma laboral"

  • El futuro presidente español defiende en la cumbre de los populares europeos la necesidad de activar "sin más dilación" todos los "recursos disponibles para contener la hemorragia de la deuda soberana".

Comentarios 56

El próximo presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, ha comprometido su apoyo a la reforma de los tratados europeos que garanticen el rigor presupuestario y ha pedido activar "sin más dilación" todos los "recursos disponibles para contener la hemorragia de la deuda soberana". Su intervención en el Congreso del PPE, ante líderes como el francés Nicolas Sarkozy o la alemana Angela Merkel, es la primera de Rajoy fuera de España desde que ganó las elecciones del 20 de noviembre, y a ello se ha referido nada más comenzar el discurso, aunque para recordar que no es aún "primer ministro".

Pese a ello, según sus palabras, ha acordado con el presidente del Gobierno en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero, la posición española en la cumbre de la Unión Europea. Hasta que el cónclave se celebre, Rajoy ha mostrado en el congreso de los populares europeos algunas de las líneas de su visión económica de la Unión. A su entender, los países de la eurozona necesitan poner en marcha una serie de ajustes presupuestarios "profundos", eliminar "gastos improductivos" y desarrollar planes fiscales de "largo plazo".

Pero además, en palabras del próximo presidente español, la zona euro requiere de reformas estructurales que estimulen el crecimiento y la competitividad y necesita, "sin más dilación", la aplicación de todos aquellos "recursos disponibles" para frenar el aumento de la deuda. Rajoy no lo ha citado ante los líderes del PPE, pero uno de esos instrumentos que a su juicio podría aplacar el encarecimiento de la financiación de los Estados de la UE es el Banco Central Europeo. El futuro presidente español ha expresado en su intervención la relevancia que para él juega la cumbre de Bruselas, ya que de ella, ha apuntado, saldrán "decisiones que van a determinar el destino" de la UE. Al margen del contenido concreto de los acuerdos que se suscriban, Rajoy ha prometido el apoyo de su Gobierno.

Tal y como ha señalado, en ocasiones mediante expresiones como "adelante, hagámoslo", España apoyará aquellas intervenciones que ahonden en una mayor disciplina contra la "irresponsabilidad presupuestaria" y la definición de "controles adicionales que eviten que una crisis como ésta se vuelva a repetir". Si para ello es necesaria la modificación de los tratados europeos, sea cual sea la vía elegida para ello, el líder del PP ha asegurado también el respaldo de España. En su opinión, urge hacer todo lo posible por fortalecer la UE. "Hoy nuestro reto es que ese compromiso no se quede en una mera aspiración", ha declarado.

Para él, resulta ahora esencial "decirle al mundo" que "Europa no es una ocurrencia ni un experimento vacío ni un anacronismo", de forma que ha apostado por actuaciones conjuntas y sincronizadas que hagan viable llegar a "una Europa mejor". En la construcción de un renovado proyecto europeo, España, como antes, será "un país clave".

Rajoy ha recordado que cuando formó parte del Ejecutivo de José María Aznar entre los años 1996 y 2004 los españoles dieron muestras claras de su compromiso con Europa; no en balde, como ha dicho, el país fue capaz de integrarse en el euro. No sólo eso, según el líder del PP, sino que también España se ajustó en todo momento a los pactos de estabilidad de entonces, logró reducir la tasa de paro a la mitad, equilibrar las cuentas y reducir "sensiblemente" la deuda soberana. Su Gobierno puede superar de nuevo una tarea similar, y por ello, Rajoy ha desgranado las que serán sus primeras medidas: una ley de estabilidad, "una profunda reforma laboral" y la reestructuración del sistema financiero español con más controles.

Reunión con Barroso

Rajoy ha iniciado la ronda de contactos con dirigentes europeos con una reunión con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, que se ha prolongado durante más de una hora y que ha estado centrada en el análisis de las propuestas que se presentarán en la reunión del Consejo Europeo que tendrá lugar en Bruselas. Según han informado fuentes del PP al término de la reunión, que ha tenido lugar en el Palacio de Congresos Parc Chanot en el que se celebra el Congreso del Partido Popular Europeo, durante el encuentro, en el que también ha estado el jefe de Gabinete de Rajoy, Jorge Moragas, han hablado acerca de la difícil situación que atraviesa la UE. 

Además, han debatido sobre las propuestas que llevarán al Consejo, por un lado, su presidente, Herman van Rompuy, y, por otro, los presidentes francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, aunque no se ha desvelado por cuál se han decantado en esta reunión cada uno de los interlocutores. De hecho, fuentes populares han asegurado que el objetivo de Rajoy en la ronda de contactos con dirigentes europeos que protagonizará este jueves es recabar toda la información posible sobre lo que puede ocurrir este viernes en la reunión de jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea en Bruselas, a la que acudirá el jefe del Ejecutivo en funciones, José Luis Rodríguez Zapatero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios