Recetas para invertir bien en 2008

  • El próximo año, que arrancará con innumerables incertidumbres heredadas de 2007, volverá a ser propicio para la bolsa. Se esperan repuntes de entre un 8% y un 10%

2007 dejará el panorama económico y financiero con un menú bien servido de incertidumbres. Tanto es así, que acertar con la colocación de nuestras inversiones de cara a 2008 será tan fácil como hacerlo con una quiniela. Sólo una estrategia muy selectiva -con una pizca de asesoramiento profesional- permitirá aprovechar las escasas oportunidades que se presenten y, con ello, sacar el máximo jugo a los ahorros. De momento, los analistas coinciden en que la bolsa volverá a ser el próximo año el mejor activo (después de cuatro consecutivos al alza), aunque también advierten que el dinero habrá que moverlo en función del escenario macroeconómico que se presente.

Pese a la inestable coyuntura actual (la crisis hipotecaria, las turbulencias financieras que ésta ha generado, la inflación disparada, la economía en desaceleración...), las previsiones de las entidades consultadas para el ejercicio que viene son relativamente optimistas: descartan una recesión en Estados Unidos, aventuran una cierta contención de la inflación, barajan un recorte de tipos tanto por parte de la Reserva Federal (Fed) como del Banco Central Europeo (BCE) y aseguran que el tirón de los países emergentes compensará la ralentización de la Zona Euro y de Norteamérica, lo que permitirá a la economía mundial crecer a un ritmo del 4,5 por ciento.

Traducidas estas apreciaciones en cifras, Banif e Inversis creen que la Eurozona y EEUU crecerán en 2008 en torno a un 2 por ciento y también coinciden en que los tipos de interés se situarán en el 4 por ciento en ambas economías. Esto supondrá un recorte de un cuarto de punto en el precio oficial del dinero al otro lado del Atlántico, y el mantenimiento de los niveles actuales en el Viejo Continente. Ahora bien, ni estas dos entidades ni Deutsche Bank o Banco Urquijo descartan un movimiento a la baja por parte del BCE -podría producirse hacia mediados de año-, ya que la debilidad de la demanda interna permitirá frenar el IPC, dejando la puerta abierta a un descenso de las tasas para reanimar la economía. Es más, el banco alemán piensa que a finales de 2008 los tipos estarán en el 3 por ciento en EEUU y en un 3,5 en la Eurozona.

En cuanto a la inflación, uno de los grandes quebraderos de cabeza de las autoridades -y de los bolsillos de los ciudadanos de a pie- durante el ejercicio que ahora toca a su fin, Deutsche Bank estima que recuperará algo de control (volverá a rondar el 2 por ciento), como consecuencia de una estabilización de los precios del petróleo, que casi se han cuadruplicado desde 2002. De hecho, Inversis calcula que la cotización del barril de crudo se mantendrá el año que viene en una media de entre 70 y 80 dólares (actualmente supera la barrera de los 90 y apunta a los 100).

No obstante, la amenaza de los cereales sobre los precios seguirá vigente. Los expertos de Deutsche Bank señalan, en este sentido, que "las sequías mundiales, la creciente demanda de trigo y maíz por parte de China y la India, el aumento de la producción de etanol en Estados Unidos y la disminución de los inventarios mundiales propiciarán un alza adicional de los precios".

Otra magnitud que seguirá repuntando será el cambio del euro frente al dólar. Parece que el billete verde seguirá débil a corto plazo, y Banif considera que la divisa comunitaria podría pulverizar la barrera del dólar y medio. En cualquier caso, y para alegría de los exportadores europeos, será una situación transitoria, ya que se prevé una recuperación del dólar a partir del segundo semestre del ejercicio.

Esbozado el escenario macroeconómico, los analistas se reafirman en la teoría de que la renta variable será en 2008 la mejor opción para invertir, puesto que ofrecerá el binomio rentabilidad-riesgo más ventajoso; también advierten de la volatilidad que sufrirá en los primeros meses. "Las bolsas han demostrado ser un buen activo refugio durante la crisis financiera que vivimos desde agosto", apuntan en Banesto Bolsa, donde se muestran convencidos de que ha sido el "activo estrella" de 2007. Este año, el entorno ha sido bastante más desfavorable que el de ejercicios anteriores y es cierto que las revalorizaciones del parqué han resultado inferiores -en 2006, el Íbex 35 obtuvo su mejor rentabilidad en ocho años, con un repunte superior al 30 por ciento-, sin embargo, no se puede decir que haya sido un mal curso bursátil: el selectivo español acumula un alza desde enero algo superior al 10 por ciento.

Los expertos de Inversis puntualizan que el ascenso del parqué madrileño se ha debido al empuje de tres valores (Iberdrola, Santander y Telefónica), ya que "el resto ha aportado en negativo o nada" al índice. Serán éstos últimos los que dispongan de más margen para subir en 2008. En Banesto, subrayan que el hecho de que "las valoraciones de las bolsas sean razonables es la mejor garantía para esperar un buen comportamiento de los mercados el año que viene". Por este motivo, Banif recomienda reservar el 50 por ciento de las carteras para inversiones en renta variable. En el caso concreto del parqué español, los analistas barajan un ascenso de entre el 8 y el 10 por ciento para el Íbex 35 -en línea con los beneficios empresariales-, lo que colocaría al selectivo por encima de los 17.000 puntos al cierre del ejercicio.

Por zonas geográficas, la entidad que preside Ana Patricia Botín le da un voto de confianza a la Bolsa española, debido "a las buenas perspectivas de las compañías nacionales de más peso" en el Íbex. El resto, se decanta, sobre todo, por la Zona Euro y Estados Unidos. Los gestores de renta variable de Inversis apuntan, no obstante, que en 2008 será más determinante la selección que se haga por sectores y valores que por mercados geográficos.

A los ojos de los expertos, los sectores que ofrecen mayores posibilidades son telecomunicaciones (por sus cualidades defensivas), tecnología (está a un precio atractivo), energía (se ha visto beneficiado por los movimientos corporativos en Europa) y farmacéuticas. Inversis apuesta, además, por la banca, "aunque con mucho cuidado y cambiando posiciones a medida que se vayan conociendo las cuentas del sector [ha sido el que se ha visto más afectado por la crisis hipotecaria] correspondientes al primer y segundo trimestre de 2008". Respecto a los segmentos en los que no hay que invertir, los analistas desaconsejan aquéllos que estén muy endeudados (construcción y utilities), debido al endurecimiento del acceso a la financiación, y los que estén muy vinculados al crecimiento económico (materiales básicos).

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios