Reino Unido puede obligar a Ferrovial a vender aeropuertos por limitar la competencia

  • La Comisión de Competencia (CC) del Reino Unido considera que la propiedad del gestor aeroportuario BAA, filial de Ferrovial, de siete aeropuertos en el Reino Unido no beneficia a las aerolíneas ni a los pasajeros, por lo que podría obligarle a vender alguno

En un primer informe en el que el regulador no presenta ninguna conclusión definitiva, la CC señala que la opinión expresada hoy se basa en los datos disponibles hasta la fecha, e identifica las áreas en las que debe seguir investigando.

La Comisión prevé anunciar sus conclusiones provisionales en agosto, cuando, si identifica problemas de competencia, propondrá posibles soluciones, que podrían incluir la venta de uno o varios de los aeropuertos de BAA, propietaria de los londinenses de Heathrow, Gatwick y Stansted, y de los de Edimburgo, Glasgow, Aberdeen y Southampton.

El máximo responsable de la investigación sobre BAA, Christopher Clarke, señaló en un comunicado que no hay competencia entre los tres aeródromos que el gestor posee en Londres, y "muy limitada" con el resto, el de Londres City y el de Luton.

Asimismo, indicó que no existe competencia entre los aeropuertos escoceses de Edimburgo y Glasgow.

La Comisión de Competencia afirma que la principal razón de la privatización de la gestión de los aeropuertos, en 1987, era incrementar la capacidad en el sudeste de Inglaterra.

El regulador reconoce que en la actualidad hay una escasez de capacidad en la zona, que no se solucionará, como pronto, hasta 2015, con la proyectada tercera pista de Heathrow.

La CC se propone determinar en los próximos meses si la escasez de capacidad se debe a la falta de competencia entre los aeropuertos y si se puede esperar un incremento de ella sin rivalidad.

El regulador considera que la propiedad de los siete aeropuertos y el "modo en el que lleva a cabo el negocio" BAA limitan "potencialmente" la competencia.

La Comisión de Competencia menciona una falta de atención a los diferentes intereses de las aerolíneas y a las consecuencias derivadas del alcance, la localización y la oportunidad de las inversiones de BAA.

Según el informe previo, BAA ha limitado en los últimos años el desarrollo de algunos aeropuertos para centrarse en el crecimiento de otros.

El regulador asegura que en los grandes proyectos se ha limitado a la construcción de la Terminal 5 de Heathrow, ocupada de forma exclusiva por British Airways.

La CC considera que el sistema de financiación de los aeropuertos regulados (Heathrow, Stansted y Gatwick), consistente en unas tasas máximas que el gestor puede cobrar por pasajero, afecta a la competencia.

Asimismo, el regulador indica que la política del Gobierno no favorece la rivalidad entre los aeropuertos.

Por otro lado, la CC se refiere a la "dependencia" financiera de BAA de un solo grupo empresarial, lo que podría limitar, a su juicio, su capacidad de inversión.

El gestor lleva meses negociando una refinanciación de la deuda que contrajo Ferrovial tras su adquisición y que asciende a unos 9.000 millones de libras (11.198 millones de euros, al cambio actual).

BAA pretende que los actuales bonistas pasen a una estructura financiera respaldada por los activos regulados, así como la obtención de un crédito bancario respaldado por los aeropuertos no regulados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios