Repsol pide al Gobierno que incentive la renovación del parque de automóviles

  • Brufau afirma que si se sustituyeran los coches diésel antiguos por nuevos se acabaría el problema de la contaminación

Antonio Brufau -en el centro de la imagen-, con consejeros de Repsol en la junta de accionistas. Antonio Brufau -en el centro de la imagen-, con consejeros de Repsol en la junta de accionistas.

Antonio Brufau -en el centro de la imagen-, con consejeros de Repsol en la junta de accionistas. / chema moya / efe

El presidente de Repsol, Antonio Brufau, afirmó ayer que es necesario acelerar e incentivar la renovación del parque automovilístico para abordar el problema de la contaminación, especialmente en las ciudades. En su discurso en la junta general de accionistas, Brufau señaló que "para ayudar al nivel y calidad del aire de las ciudades deberían hacerse programas que incentiven el cambio de vehículos antiguos por nuevos", y aseguró que con programas de sustitución de vehículos diésel antiguos, que emiten óxidos de nitrógeno (NOx) por nuevos se conseguiría, por ejemplo, "que la contaminación en una ciudad como Madrid se acabara de raíz". El directivo, que se mostró "favorable a que se ponga precio a las emisiones de carbono", subrayó que a día de hoy hay soluciones "competitivas" que no emiten NOx, como el autogás, el gas natural o el bioetanol, e insistió en pedir "un esfuerzo" para renovar el parque.

Respecto al vehículo eléctrico, señaló que también puede ser una solución, aunque a día de hoy depende de elevadas subvenciones y todavía requiere de una gran inversión para alcanzar un nivel competitivo.

Brufau se refirió también al mercado del petróleo y auguró para 2017 un año de "equilibrio", con una "estabilidad de los precios al alza". Así, señaló que los organismos internacionales prevén unos niveles de 57 dólares el barril para este ejercicio y de 65 dólares para 2018.

Respecto a la participación en Gas Natural Fenosa, en la que la petrolera posee un 20% tras vender el año pasado un 10% al fondo GIP, Brufau afirmó, a preguntas de los accionistas, que "siempre ha sido un activo estratégico". No obstante, el presidente de la petrolera precisó que la participación en la gasista se considera "como un activo más, sometido a cualquier tipo de reflexiones en todo momento". "No tenemos ninguna fidelidad a ningún activo", añadió al respecto.

La junta general de accionistas de Repsol aprobó el pago de un dividendo complementario de 0,45 euros brutos por acción, a través del programa dividendo flexible. Esto supone elevar un 28,5% el dividendo con respecto a la retribución a cuenta de unos 0,35 euros brutos por título abonada el pasado mes de enero y situar el dividendo total en 2016 en 0,8 euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios