San Telmo crea un Consejo Asesor para fortalecer su perfil internacional

  • Reúne a 42 directivos de empresas de Europa, Asia y América para detectar los retos y las oportunidades a los que prestar atención

  • Peter Brabeck-Lemathe presidirá el órgano

Los integrantes del Consejo Asesor Internacional de Política de Empresa del Instituto San Telmo, ayer en Sevilla, en la sede de la escuela de negocios. Los integrantes del Consejo Asesor Internacional de Política de Empresa del Instituto San Telmo, ayer en Sevilla, en la sede de la escuela de negocios.

Los integrantes del Consejo Asesor Internacional de Política de Empresa del Instituto San Telmo, ayer en Sevilla, en la sede de la escuela de negocios. / M. G.

El Instituto Internacional San Telmo quiere competir con las mejores escuelas de negocio del mundo. Con ese objetivo en el horizonte, San Telmo ha creado un Consejo Asesor Internacional de Política de Empresa que le permita escuchar "a los mejores" para evolucionar en sus programas y fortalecer su perfil internacional.

El órgano, integrado por 42 directivos de 41 empresas procedentes de cuatro continentes, estará presidido por Peter Brabeck-Lemathe, presidente emérito de Nestlé y directivo de gran prestigio que está vinculado a San Telmo desde hace unos años.

El nuevo Consejo Asesor se constituyó este lunes por primera vez en una reunión de trabajo y acordó tener una cita anual, "siempre en el mes de abril y siempre en Sevilla", según detalló el director general del Instituto Internacional San Telmo, Antonio García de Castro, en un desayuno con periodistas en el que se presentó la iniciativa.

El consejo está formado por diez empresas andaluzas -una por provincia, salvo Sevilla y Cádiz, que tienen dos representantes-, diez del resto de España -en las que hay representantes del Íbex 35 y grandes empresas familiares-, diez europeas y, el resto, de Asia y América. La composición está abierta a ser ampliada.

"Queríamos crear un Consejo Asesor de los mejores y necesitábamos para ello buscar una persona que fuera capaz de convencer a los mejores; esa persona es Peter Brabeck-Lemathe", dijo García Castro, quien insistió en que uno de las claves para crear el órgano es fomentar los valores de la alta dirección, seña de identidad del Instituto San Telmo. El Consejo centrará el debate sobre los grandes retos de la dirección y del gobierno de las empresas, explicó este lunes el director general d la escuela de negocios.

Además de la reunión anual, ya citada, el consejo organizará un seminario internacional, que en su primera edición se desarrollará en la sede de Málaga de San Telmo, el próximo 22 de octubre, y en el que se analizarán los mejores casos y asistirán los mejores empresarios y directivos.

También participará en el encuentro de profesores internacionales, una iniciativa vital para crear nuevos casos de estudio.

Brabeck-Lemathe, que considera un honor el encargo, dijo que la intención es juntar el conocimiento de todos los directivos que forman parte del órgano y aprovecharlo para fortalecer ese perfil internacional de la escuela de negocios. "La escuela, y lo está haciendo, debe liberarse del entorno de Andalucía si quiere ser una escuela internacional", señaló el presidente del Consejo Asesor, quien consideró que San Telmo no ha de centrarse "sólo en buscar soluciones para Andalucía, para lo que nació en los años 80 del siglo pasado, sino que debe pensar en casos internacionales y no sólo casos cercanos, aunque también deba seguir prestándoles atención".

El también presidente emérito de Nestlé cree que el Consejo Asesor puede ayudar al Instituto a que reoriente a la alta dirección para que se preocupe de las oportunidades además de los grandes retos de hoy, "que vivimos en un mundo más complejo que nunca". Los consejos de administración están ocupados con estos retos -incluyendo la cuarta revolución industrial- y no tienen tiempo para pensar en las oportunidades que hay hoy en día, dijo Brabeck-Lemathe, quien consideró que las "empresas establecidas y más grandes están más expuestas a estos desafíos que las empresas más jóvenes, que no tienen esa presión y tanto legado, y que están enfocadas en esas oportunidades, que se traducen en mejores decisiones, más innovación y un crecimiento de dos dígitos".

Brabeck-Lemathe está convencido de que una empresa sólo puede sobrevivir a largo plazo si tiene valores, y que esa filosofía es la que encontró en el Instituto San Telmo. "No se trata de hacer filantropía, porque yo defiendo que una empresa con valores hace las cosas bien y no tiene que devolver nada: el accionista puede hacer filantropía; el CEO, no", dijo, para recordar que en 2008, la filantropía cayó en EEUU un 80%, porque no había dinero, una empresa que crea riqueza y empleo sigue adelante con esos valores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios