El Santander cree que España "ya ha dejado atrás lo peor"

  • Sáenz dice que la economía "está tocando fondo" y saldrá de la crisis en el segundo semestre La entidad gana 1.205 millones, un 26% menos

El Banco Santander obtuvo un beneficio neto de 1.205 millones de euros en el primer trimestre de 2013, el 26% menos que un año atrás, debido a la crisis económica, que hizo caer los ingresos el 9%, y a la menor aportación de Brasil, el principal motor de sus cuentas, entre otros factores.

En rueda de prensa, el consejero delegado del grupo, Alfredo Sáenz, confió en que las cosas irán mejorando a lo largo del año, tanto en los resultados del banco como en la economía española, que a su juicio "está tocando fondo", por lo que el país ha dejado atrás "lo peor de la crisis" y saldrá de ella en la segunda mitad de 2013.

En la última parte del año, "volveremos al crecimiento" aunque sea "lento y gradual", un avance que no podrá impedir que en el conjunto del año la economía caiga en torno al 1,5%, dijo. Las claves del futuro crecimiento, según explicó Sáenz, hay que buscarlas en la mejora de la balanza de pagos en la mejora de los costes de financiación para el Estado y las empresas españolas. Además, subrayó, la inflación está "muy contenida" y se moverá en el año entre el 1% y el 1,5%, lo que podrá ayudar a impulsar el consumo privado, además de otros factores como "el plan de reformas estructurales" que aprobará hoy el Gobierno.

De momento, la diversificación geográfica sigue favoreciendo a las cuentas globales del grupo, ya que la aportación de áreas más dinámicas como Latinoamérica, con el 51% del beneficio neto, compensó la caída de los mercados más maduros, como Europa continental, que aportó el 25% del beneficio, explicó Sáenz. Y ello a pesar de que los resultados empeoraron también al otro lado del Atlántico, el 10% en toda Latinoamérica, sobre todo por la caída del beneficio en Brasil (-22,3%); así como en Chile (-21%) y México (-18%).

Al cierre del primer trimestre de este año, los créditos netos del Grupo Santander cayeron el 3%, hasta 723.814 millones de euros, y los depósitos subieron el 6% en comparación interanual, hasta los 653.228 millones. En España, el Grupo siguió registrando un fuerte crecimiento en depósitos, que ya superan a los créditos en más de 31.155 millones de euros, debido al "desapalancamiento de la economía española y al crecimiento de los depósitos del Santander, pese a que en el conjunto del mercado descienden". España aportó 207 millones al resultado neto.

La tasa de morosidad del grupo empeoró en 0,22 puntos entre enero y marzo de 2013 y alcanzó el 4,76%, un ratio que en España creció tres décimas y se situó en el 4,1%, aunque no incluye la mora de las actividades inmobiliarias, que se han segregado en un área cerrada y que asciende al 56,3%.

Sáenz se lamentó por la aportación que la denominada banca "sana" ha tenido que realizar para resolver los problemas generados por las entidades débiles, que cifró en unos 23.000 millones de euros, que es "mucho dinero". El banquero, que se negó a hablar de su situación judicial, explicó que, sólo en el caso del Santander, la factura asciende a unos 3.300 millones y la del resto de la banca suma unos 10.000 millones, teniendo en cuenta las contribuciones del Fondo de Garantía de Depósitos y del FROB para vender CCM, CAM y Unnim.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios