Santander eleva un 7% su beneficio tras la integración del Popular

  • Gana 6.619 millones en 2017 con buenos resultados en España y repuntes en Brasil y México

Banco Santander obtuvo un beneficio atribuido de 6.619 millones de euros en 2017, lo que supone un aumento del 7% respecto al año anterior, tras registrar un cargo neto en saneamientos de 897 millones, entre los que se cuentan los costes destinados a la integración de Banco Popular.

Excluyendo este cargo, el beneficio atribuido ordinario aumentó un 14% en el año, hasta 7.516 millones de euros y el beneficio ordinario antes de impuestos se incrementó un 20%, hasta 13.550 millones de euros.

La presidenta de Banco Santander, Ana Botín, resaltó que 2017 ha sido, "una vez más, un muy buen año". "Nuestro objetivo de aumentar la vinculación de clientes, junto con la excelente ejecución de los equipos, nos ha permitido reforzar nuestra posición como uno de los bancos más rentables, eficientes y previsibles del mundo", subrayó. Asimismo, afirmó que esa rentabilidad permite al banco dar más crédito a sus clientes y aumentar el dividendo por acción, a la vez que genera orgánicamente más de 3.000 millones de euros en capital durante el año.

Botín destacó que Latinoamérica ha crecido con fuerza este año, con una evolución muy destacada de Brasil y México, al tiempo que también ha sido un ejercicio de "significativos avances" en Europa, particularmente en España, donde la adquisición de Banco Popular "ayuda a impulsar la estrategia y a recuperar el liderazgo en el mercado". "La operación ha permitido dar certeza y estabilidad a los clientes de Popular", afirmó. En España (sin Popular), el beneficio atribuido aumentó un 46%, hasta 1.180 millones de euros. Excluidos los cargos extraordinarios de 2016, el beneficio creció un 16%. Por su parte, Popular obtuvo una pérdida atribuida de 37 millones de euros, debido al cargo de 300 millones de euros del tercer trimestre por los costes de integración.

El consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, aseguró que la situación de Banco Popular ya se ha "estabilizado" tras su adquisición por parte del banco cántabro a comienzos de junio e incluso está comenzado a "demostrar crecimiento" en lo que va de 2018.

Precisamente sobre este asunto, el banco se manifestó "a favor" de publicar el informe de valoración de Banco Popular elaborado por Deloitte antes de la resolución de la entidad, si bien mostró su preferencia por mantener como confidenciales algunos aspectos del documento referidos a alianzas comerciales.

La entidad trasladará la sede de Santander España, por otro lado, al nuevo edificio de Banco Popular, ubicado en la calle Juan Ignacio Luca de Tena, de Madrid. Actualmente, el grueso de la plantilla de Santander España está localizada en la antigua sede de Banesto y en la Ciudad Financiera de Boadilla del Monte.

Más allá del propio banco, Ana Botín afirmó que la situación de inestabilidad en Cataluña a raíz de la celebración del referéndum independentista ha generado "cierta ralentización" de la economía española, si bien subrayó que "las cosas se están reactivando". En cualquier caso, la presidenta de Santander indicó que las previsiones de crecimiento del banco se sitúan "en línea" con las del Gobierno.

Ana Botín rechazó la idea de imponer a las entidades financieras un impuesto para pagar las pensiones. "Imponer una tasa impositiva diferente no se justifica", ya que, según afirmó, cualquier ajuste fiscal debería ser "el mismo" para todas las empresas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios