Signlab, puntera en avances de traducción en lengua de signos

  • La empresa cordobesa crea Textosign, una herramienta que permite adaptar conversaciones telefónicas de forma automática a través de un avatar en 3D

Maya no es una persona pero está diseñada para expresarse en lengua de signos. Apenas supone un mínimo espacio en una página web y la aparición de este avatar, particular Pinocho de Signlab, permite que la información llegue a personas con discapacidad auditiva. La empresa cordobesa ha puesto en marcha un sistema pionero en España en la traducción automática de texto a Lengua de Signos Española (LSE).

La herramienta, conocida con el nombre de TextoSign, consiste en un software que traduce, en tiempo real, texto a lengua de signos bajo la demanda del usuario. El sistema está diseñado para la integración en webs, pantallas de información y asistentes virtuales. Un avatar femenino en 3D, apodado Maya, diseñado por defecto pero personalizable según el cliente, dará cierta "vida" y realismo a la expresión de la lengua de signos que posibilitará una mejor comprensión por la persona sorda. "En unos años, lo que aportará el avatar será la interacción con el usuario desde diferentes perspectivas para que clarifique mejor el movimiento en la realización del signo, falta pulirlo tecnológicamente", anuncia Fran Tarifa, director de Textosign. Gracias al motor gráfico en tiempo real incorporado, la herramienta hace crecer en detalles cada signo.

El proyecto Textosign, que parte de la start-up Signlab, nació al amparo de otra empresa, Xul, centrada en el entorno de las Tecnologías de la Información y de la Comunicación (TIC). Xul comenzó realizando un proyecto para hacer accesible la comunicación a las personas ciegas y, más tarde, su equipo de trabajo esbozó las líneas de Textosign, que pasó a incluirse dentro de Signlab. Textosign cuenta, por el momento, con un equipo de trabajo de cinco personas en el mantenimiento de la aplicación, aunque su plantilla en el desarrollo de la herramienta fue mayor.

Signlab, también conocida como Laboratorio de Creación de Software Accesible, ha comenzado este año su actividad. Para poner en marcha Textosign la empresa ha contado con una inversión aproximada de 400.000 euros, procedentes en buena medida del Ministerio de Industria, Energía y Turismo a través del Plan Avanza y de los propios beneficios generados por la empresa, reinvertidos en nuevos proyectos, según se contempla en sus estatutos fundacionales. Fran Tarifa afirma que "las previsiones planteadas para este primer año se han superado". Hasta el momento, la empresa cuenta con dos proyectos, uno finalizado y otro en curso. El encargo del Instituto Municipal de Desarrollo Económico y Empleo de Córdoba para la traducción de parte del portal www.cordobaaccesible.org ya está operativo. La web, dedicada a las rutas turísticas de Córdoba, es la primera página en contar con la herramienta Textosign. El otro proyecto en el que trabaja Signlab también integra su proyecto base esta vez para mejorar la accesibilidad en cajeros automáticos, que verá la luz antes en Madrid y Barcelona.

La empresa también ha adaptado Textosign para el uso en terminales móviles. A través de un smartphone el usuario podrá descargar la aplicación -gratuita si es de contenido básico- que ofrece la traducción de llamadas entre personas oyentes y personas con discapacidad auditiva. El sistema también permite la traducción de carteles o pantallas informativas realizando una fotografía. Además, la empresa ha creado un diccionario de lengua de signos con más de 1.500 palabras, disponible también en smartphones, y está desarrollando un novedoso asistente virtual accesible para cualquier persona, tenga discapacidad o no. Los usuarios podrán dirigir al asistente sus preguntas en cualquier punto de información.

La actividad de la empresa cobra importancia con la actual legislación sobre la accesibilidad e integración de personas con discapacidad sensorial en la sociedad. Esto conlleva a que cada vez más organismos y entidades se interesen por un proyecto como Textosign. En España, hay un millón de personas sordas de las cuales un 40% usa como lengua madre la lengua de signos. Ante la temida brecha digital, Tarifa advierte que "las personas sordas se están perdiendo mucha información porque hay muy pocas webs con información en LSE. Textosign permite a los usuarios acceder a contenidos que de otra manera no hubiese sido posible".

En cuanto a los planes de futuro de Signlab, Fran Tarifa adelanta: "Queremos trasladarnos a otros mercados cuando nos lo demanden". La empresa mantiene, en la actualidad, conversaciones con el metro de Medellín en Colombia para integrar su proyecto base en las instalaciones. Por las similitudes con la lengua, tal y como avanza Fran Tarifa, América Latina será el principal campo de actuación en el futuro para la empresa .

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios