Solbes achaca la inflación a que los españoles no saben qué vale un euro

  • El ministro cree que el IPC retornará a tasas inferiores al 3%, aunque reconoce que habrá que esperar hasta marzo para empezar a ver el cambio de tendencia

Comentarios 0

En los últimos meses se ha repetido por activa y por pasiva que los culpables de que la inflación ande tan dislocada -en noviembre se situó en el 4,1 por ciento, más del doble de lo previsto para el conjunto del año- son el petróleo y la incidencia que en los precios de los alimentos está teniendo el notable encarecimiento de los cereales. El ministro de Economía y vicepresidente segundo del Gobierno, Pedro Solbes, añadió ayer a la lista un nuevo motivo del que, además, existe una fuerte conciencia a pie de calle: los españoles "no han interiorizado todavía lo que vale un euro". Solbes reconoció, en este sentido, que la llegada de la moneda única a nuestros bolsillos ha tenido efectos inflacionistas, sobre todo, en productos de bajo valor, lo que ha contribuido a ampliar el diferencial de IPC que España mantiene respecto a la Eurozona (ahora es de 1,1 puntos).

A su juicio, este fenómeno se observa de forma clara en el comportamiento de los ciudadanos al dejar sus propinas en restaurantes o cafeterías. "No sabemos aún que 20 céntimos de euro son 32 pesetas y que un euro son 166 pesetas", señaló el ministro, quien añadió que en un bar los clientes pueden llegar a dar propinas de hasta el 50 por ciento del valor del producto. "Tenemos un impacto de no valoración de ciertos productos realmente significativa en este país y yo creo que esto es un problema de educación", subrayó. Por este motivo, Pedro Solbes incidió en la necesidad de seguir trabajando a medio plazo en la educación de los ciudadanos en materia de consumo, así como en la mejora de la competencia, los canales de distribución y la oferta de productos.

Según el vicepresidente segundo del Gobierno, la inflación "disminuirá y retornará" a tasas inferiores al 3 por ciento, pero tal retroceso "no se producirá antes del mes de marzo". También insistió en el llamamiento que el Banco de España y el propio secretario de Estado de Economía, David Vegara, han hecho esta semana para que los efectos contagio de la inflación no se produzcan en los salarios.

En cuanto a la significativa subida de los precios durante el pasado noviembre, reiteró que se debió al repunte de los combustibles y los alimentos. "Es una evolución que nos preocupa por su impacto en la renta disponible de las familias, dado que nuestra economía ha mostrado una notable inmunidad ante los efectos de segunda vuelta, es decir, el efecto contagio del alza de estos precios sobre otros precios y salarios", apuntó. En relación con la evolución del IPC durante la legislatura que ahora toca a su fin, señaló que "en los últimos cuatro años ha estado en términos medios del 3,2 por ciento, un dato parecido al de la legislatura anterior, en un contexto menos favorable".

Por otra parte, Pedro Solbes admitió que la desaceleración inmobiliaria y el "complicado" contexto financiero internacional afectarán al crecimiento de España a muy corto plazo, aunque resaltó que se trata de "circunstancias coyunturales". Y es que, en su opinión, "los positivos fundamentos de la economía española se reimpondrán".

más noticias de ECONOMÍA Ir a la sección Economía »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios